Mendoza
Domingo 28 de Mayo de 2017

Ventiladores gigantes para combatir las heladas

Es una tecnología importada menos contaminante y más eficiente para cuidar los cultivos. Funcionan con gas. El primer proyecto ya está en marcha en la finca de almendras de la firma AGD, que visitó Macri hace pocos días

La plantación de almendros que visitó el presidente Mauricio Macri introdujo en Mendoza una innovación tecnológica única en el país para el control de las heladas.

La firma AGD (Aceitera General Deheza), que plantó 800 hectáreas en Lavalle, instaló un sistema de ventiladores gigantes para controlar las heladas que se que usa en Europa y Estados Unidos, pero que acá aún es muy poco empleado .

Son aparatos con torres de 8 metros de alto y hélices de 2,5 metros que mueven el aire y permiten levantar hasta dos grados la temperatura ambiente en unas siete hectáreas alrededor. Son similares a los ventiladores eólicos que se usan para generar energía con el viento pero en este caso se mueven con gas propano. Al lado de cada ventilador gigante, hay un zepelín que lo alimenta y propulsa las hélices. La tecnología es importada de Estados Unidos. Cada torre implica una inversión de unos 25.000 dólares.

"Con este sistema Mendoza podría ampliar varias veces la actual producción de almendras hasta convertirse en líder absoluto en las exportaciones de este producto", sostuvo el ingeniero Javier Martinetto, responsable industrial y comercial de la firma de origen cordobés, propiedad del empresario Roberto Urquía.

"Mendoza tiene características climáticas óptimas para desarrollar las plantaciones de almendros. Por lo tanto, aportando una solución para mitigar el problema que causan las heladas, se puede expandir mucho la producción", amplió el ingeniero.

Este sistema está instalado en la finca Santa Mónica, propiedad del grupo AGD . Tienen 11 ventiladores y este año colocarán otros 22.

No sirven para todos los casos
En la vitivinicultura de otros países también se usan los súper ventiladores para combatir la helada, pero acá en Mendoza no es la tecnología más adecuada por las características del relieve, dijo el ingeniero agrónomo Marcelo Casazza, asesor de varias bodegas de primer nivel. Se emplea mucho en la vitivinícola top de Estados Unidos, en el Valle de Napa y en España en zonas donde las plantaciones están en un valle.

Los ventiladores mueven el aire y para el tipo de heladas que hay en Mendoza, no son el mejor sistema. Acá se producen heladas advectivas, en donde se enfría el suelo; se las denomina comúnmente como las heladas que suben, contrarias a las heladas que caen, que son las denominadas convectivas, que se producen por el aire frío.

"Para el tipo de heladas que se produce en Mendoza la mejor defensa es el riego por aspersión", sostuvo Casazza. Este sistema moja las plantas en la noche con una lluvia fina que arma una capa de hielo en torno a las hojas y las protege. Es un sistema caro en cuanto a inversión y requiere de agua en buena cantidad pero es muy efectivo, remarcó el ingeniero.

Además el agua garantiza la protección cuando las heladas son muy agresivas de entre 4 y 5 grados bajo cero. En cambio los ventiladores son una alternativa óptima para las heladas que no superen los 2 o 3 grados bajo cero.

En la fruticultura
En el sector frutícola el uso de los ventiladores no se ha extendido sobre todo porque resulta una inversión muy cara para una producción poco rentable. "Con el poco valor que tiene la pera o la manzana, es imposible invertir en este tipo de tecnologías", dijo Alberto Carletti, vicepresidente de la FEM y presidente de la Cámara de Comercio y Agricultura de Tunuyán.

"Es sin duda un sistema muy interesante y eficiente para combatir las heladas pero el gran problema que tenemos en la producción es la falta de rentabilidad. Es muy difícil que el productor pueda invertir para mitigar riesgos cuando está descapitalizado y no tiene certezas de recuperar lo que invierte", agregó el dirigente empresarial.