San Rafael
Domingo 06 de Noviembre de 2011

Menos chivitos y más caros para las fiestas de fin de año

Se calcula que la producción de cabritos caerá a la mitad por la falta de pasturas naturales. La escasez elevará los precios en Navidad y Año Nuevo, período en el que se da el mayor consumo  

La escasez de pasturas naturales en el secano del Sur mendocino a causa de la falta de lluvias afecta seriamente al ganado caprino, con la consecuente caída de la producción de chivitos y el alza del precio al consumidor.

El veterinario Patricio Dayenoff, especialista e investigador en el tema del INTA San Rafael, consideró que “el panorama es malo. El problema es que las lluvias vienen atrasadísimas, la poca agua que ha caído no ha recuperado absolutamente nada el pastizal ni el arbustal”.

Esta situación ha derivado en “una gran mortandad de cabras, sobre todo las más adultas; hay una explosión de abortos ocasionados fundamentalmente por falta de alimentos, ya que es un animal que cuando entra en estrés alimenticio aborta como un método de defensa”.

Además la falta de pasturas en el llano también ha llevado a los puesteros a adelantar el traslado de sus animales a las zonas altas, “por lo que muchos productores van a tener que dar parición en veranada y eso encarecerá el precio del producto, porque después la gente tiene que bajar el cabrito a la zona de consumo y eso tiene un costo adicional”.

Y por otro lado “la zona de veranada se va a castigar más de lo normal porque generalmente la gente sube a mediados o fines de diciembre y este año comenzó a trasladarse en octubre. Es decir que va a haber dos meses más de pastoreo en la altura y hay que ver si la poca nieve de invierno alcanza a recuperar el pastizal. La situación actual está bastante fea, pero a futuro es más grave”.

Precios en alza

Dayenoff calcula una disminución del 20 a 25% en la cantidad de madres que producen y 50% de la producción normal de cabritos, por lo que consideró que la demanda habitual de la zona no se cubrirá. “Por ejemplo, estuve con un productor que tiene 780 cabras y que vende normalmente entre 400 y 500 cabritos y este año calcula que no va a llegar a 200”. A ello se suma la gran depredación de los zorros.

“Esta situación –añadió– derivará en un encarecimiento del valor del producto, los cabritos van a costar mucho más que el año pasado. Y no sé si van a alcanzar el nivel de engrosamiento que es el ideal para venderlo, porque las cabras que están pariendo prácticamente no tienen leche y hay mucha mortandad en los primeros días después del parto”.

El especialista en ganado caprino manifestó que “en 2010 el cabrito costaba en tranquera entre $80 y $100 y al menudeo entre $120 y $140. Y actualmente en tranquera se ofrece de $160 a $180 y al menudeo aproximadamente entre $220 y $240. De esos valores están hablando los vendedores, hay que ver qué pasa con los compradores. Por ejemplo el jueves estuve en una zona donde ya tienen algunos animalitos para vender y han estado pidiendo al menudeo entre $250 y $300. Y por supuesto no los han podido vender, excepto a algún turista, pero en la venta normal la gente no compra a ese precio”.

Ante ello se cree que el chivito llegará a las carnicerías con un importante aumento para las fiestas de Navidad y Año Nuevo. “De todas maneras tampoco es algo descabellado; si se tiene la carne de vaca a $35 o $40, la carne de cabrito siempre costó 50% más. Por lo tanto es lógico que el cabrito llegue a $60 o $70 el kilo. Es una cuestión normal en el mercado argentino, lo que pasa es que asusta el número”, concluyó el especialista.

Faena local y exportación

Habitualmente casi todos los chivos que se producen en el Sur se enviaban a Córdoba, Rosario, Buenos Aires y Mar del Plata, pero en los últimos años la situación ha cambiado. El veterinario Patricio Dayenoff explicó que “con el matadero frigorífico de Malargüe se han creado varias empresas matarifes en la región que faenan allí. Antes Malargüe faenaba el 10% de su producción y el resto lo enviaba a Córdoba, principalmente, pero actualmente faena casi el 50%. De todas formas esto aún no le mejora el precio al productor”.

Desde el matadero frigorífico también se han realizado envíos al exterior, principalmente a países árabes, a Angola y al Caribe. Según datos de la Aduana de San Rafael (con jurisdicción en todo el Sur), en el 2010 se exportó carne caprina por 308.317 dólares, mientras que en la primera mitad de 2011 se hicieron envíos por 137.190 dólares.
 

Comentarios