San Rafael
Miércoles 26 de Agosto de 2015

"Mi nieta de 6 años vio al tío lavarse las manos y a mi hija con un tiro en el mentón"

Lo dijo la madre de Gimena Araya, asesinada el año pasado por su cuñada. Crudos testimonios en la jornada del juicio.

Dos testimonios claves se oyeron este martes por la mañana en la sala de debate del juicio que se le sigue a Jonathan Gabriel Marín (24), acusado de ser el principal sospechoso por el asesinato de Daiana Gimena Araya (23), ocurrido en la medianoche del 23 de junio en el barrio El Molino.
El primer testigo, presentado por la querella, fue Carina Riarte, la madre de Daiana, quien señaló que "nunca quise que mi hija se juntara con esta familia que vivía de la venta de la droga". 
Pero lo más trascendente de la declaración testimonial de Carina fue cuando aseveró que "mi nieta de 6 años dijo que vio al tío Jony lavarse las manos y a su mamá sentada con un tiro en el mentón".
Entre llantos se preguntó por qué, Jony, asi le dicen al acusado, "hizo esto y me arrebató a mi hija". Según la mamá de Daiana, "mi nieta estaba durmiendo y se despertó cuando oyó el tiro y luego vio como el tío Jony se lavaba las manos en el baño".
Carina Riarte no supo precisar el tipo de relación que mantuvo su hija y Jony porque según ella "mi hija siempre me negó algún vínculo pasional". Sin embargo admitió que, en febrero de 2014, la hija mayor de Daiana le comentó a una de sus hermanas, Roxana Riarte (que luegó también declaró) que "el tío se queda muchas noches a dormir en casa". 
También dijo que su hija perdió un trabajo como empleada doméstica porque todos los martes iba a visitar a su ex concubino en la cárcel con el que, según ella, "el lazo nunca se había cortado".
Tras un cuarto intermedio declaró Roxana Riarte, tía de Daiana, que está tramitando la tenencia de los dos niños que dejó la joven asesinada. Este testigo es uno de los puntos fuertes de la querella porque fue el primer familiar de Daiana que llegó a la escena del crimen.
Roxana, que siempre mantuvo un fuerte vínculo con su sobrina y los chicos, admitió que fueron los vecinos quienes le avisaron del hecho y que al llegar "no pudo entrar a la vivienda donde estaba la Policía junto a su sobrina muerta y la madre de Joni".
Además de ratificar casi todos los dichos de su hermana, Carina, agregó un detalle más que sorprendió a los jueces y al fiscal. Es que según ella, el menor de los niños que en esa época tenía tan solo un año y medio, dijo un mes después del asesinato que "su mamá tenía pupa en el mentón". Esto lo señaló una tarde cuando Roxana lo llevaba en auto y pasaron por el frente de la vivienda donde residía Daiana junto a sus hijos.
Allí el nenito señaló la casa y recordó que su mamá estaba "con pupa" en el mentón. El relato se quebró ante el llanto de la testigo quien recordó ese momento con mucha emoción porque nunca imaginó que el niño pudiera haber visto lo que sucedió. 
En este escenario, el abogado de la querella, Sergio Altamiranda, dijo a UNO de San Rafael, que "seguramente para el viernes podría haber una definición".
Lo cierto es que ambos testigos confesaron que "más de una vez le pedimos a Daiana que se aleje de los Marín porque teníamos miedo que quedara presa por un tema de drogas, pero nunca imaginamos su muerte". 

Comentarios