Deportes
Lunes 24 de Octubre de 2011

Miles de hinchas de All Blacks tiñeron de negro Auckland

Los fanáticos de Nueva Zelanda celebraron la obtención de un nuevo mundial de rugby por las calles de la ciudad. Galería de fotos.

Miles de personas desfilaron en el centro de Auckland para celebrar la victoria de Nueva Zelanda en el mundial de rugby, que el domingo se impuso 8-7 en la final contra Francia en Eden Park e hizo historia al conseguir su segundo título tras 24 años de espera.

"Es un trofeo muy pequeño pero significa mucho para nosotros", dijo el capitán de los All Blacks, Richie McCaw, sosteniendo la copa Webb Ellis ante una multitud de casi 250.000 personas, según varios medios de comunicación.

"Es bastante increíble. Estoy impresionado con la cantidad de gente que está fuera en las calles", dijo McCaw mientras la caravana del equipo desfilaba entre ríos de gente, vestidos de negro e intentando ver, aunque fuera de lejos, a sus héroes.

"Significa mucho para todos los que apoyan al equipo. Estamos encantados de tener el trofeo entre las manos. No fue hasta llegar aquí que entendimos lo que significaba", añadió el capitán.

La reina Isabel II y el primer ministro neozelandés John Key fueron algunas de las muchas personalidades que felicitaron a los All Blacks tras victoria ajustada contra Francia en el mítico estadio de Eden Park.

El equipo estaba bajo mucha presión para ganar un título que no conseguía desde 1987, en la primera edición del mundial de rugby, también en una final contra Francia.

Por eso la victoria del domingo es un gran alivio en un país donde este deporte es casi una religión.

"Es un logro construido a base de valor, determinación, ánimo y un gran trabajo de equipo", dijo el primer ministro.

Por su parte la reina Isabel II destacó "la excelente actuación" de los All Blacks, en un mensaje transmitido por Buckingham Palace.

El flanker Jerome Kaino, una de las estrellas del torneo, también estaba impresionado mientras pasaba por entre la multitud que entonaba el himno nacional neozelandés, "God of Nations" ("Dios de la naciones").

"No hace tanto estábamos contando los días que faltaban para el Mundial y teníamos mucha presión. Por eso ganar el Mundial y tener a todo el país con nosotros es increíble", dijo el jugador.

Hasta el último minuto de la final hubo dudas sobre la victoria hasta que los All Blacks consiguieron imponerse a los Bleus por un sólo punto.

Para la prensa neozelandesa, el título es también el fin de una maldición, más aún contra Francia, considerada por muchos como "la bestia negra" de Nueva Zelanda en los mundiales.

"Hemos matado a la bestia, el tormento de los All Blacks en los cinco últimos mundiales ha quedado borrado", aseguró el New Zealand Herald en su edición del lunes.

La federación neozelandesa de rugby tiene ahora la intención de seguir celebrando el título, con desfiles en las ciudades de Christchurch, el martes, y Wellington, el miércoles.

Fuente: Noticias Argentinas.
 

Comentarios