Política
Domingo 23 de Octubre de 2011

Minidiccionario “all’ uso nostro”

Sin voto electrónico ni listas en las que el votante marque su preferencia, pero con fuertes expectativas y augurios de corte de boleta, Mendoza vota.

Manuel de Paz
mdepaz@diariouno.net.ar

Duda. Dícese de la angustia ante la disyuntiva de ponerla por partes o de introducirla toda. Pocas veces una boleta de votación ha tenido tantas connotaciones filoeróticas.

Desazón. Estado de ánimo ante el creciente temor de cambiar el caballo en medio del río. O ante un (posible) arrepentimiento futuro por no haberlo mutado cuando era la ocasión.

Angustia. Califícase así al miedo (fundado) de que, votemos como votemos, lo más factible sea que nos equivoquemos.

Tijera. Elemento para cortar que los mayores vienen hurgando desde ayer en las mochilas de los pibes de la casa. Tiene que ser esa chiquita, porque la grande es peligrosa para llevar en el bolsillo del caballero.

Familia I. Viejo núcleo de padres, hijos, suegros, etcétera, donde antes solían votar en bloque por la misma opción política.

Familia II. Nuevo núcleo parental donde uno vota a Rodríguez Saá, otro a la izquierdista Jazmín y así, hasta comprobar que es raro encontrar a dos que voten igual.

Negación. No aceptar la existencia de algo. Extraño sentimiento al que han acudido los principales candidatos a gobernador. Iglesias niega a su presidenciable Alfonsín. Pérez esconde a su gobernador Celso Jaque. Y Rosales ensalza lo puntano como algo que le viene ganando a la mendocinidad.

Incógnita. Asunto a dilucidar. Por ejemplo: la Cristina que ganará hoy ¿se transformará en la garante de una mejor institucionalidad o en la líder de un relato épico más áspero que el actual?

Astucia. Ardid para demostrar inteligencia por métodos no esperados. Estado que es muy posible que hoy demuestren los votantes argentinos para reubicar ese panorama político que queda por debajo de algunas grandes figuras ya consagradas en las primarias.

Oportunidad. Algo para no dejar pasar. Traducido también como “ésta es la mía”. Día histórico de votación en que el ciudadano debe recordar quién nos amargó más la vida. Y actuar en consecuencia. No debe hacerse con ánimo de venganza, sino de justicia republicana.

Fatalidad. Defínese así a la insistencia de la realidad para que la mesa en la que debemos votar sea la más concurrida en ese horario “tranquilo” que habíamos previsto para entrar y salir.

 Enigma. Cosa con significados difusos que hay que resolver. Por ejemplo, la gobernación de Celso Jaque. Ante ello, y si hoy los votantes dan ganador a Paco Pérez, ¿estarán de alguna manera perdonando definitivamente lo del mapa del delito y avalando la globalidad de la gestión Jaque? ¿O un posible triunfo de Pérez estará sólo vinculado al huracán Cristina?

Mito. Relato que bajo una forma alegórica transmite una creencia. Si hoy el que se alza con el sillón de San Martín es Roberto Iglesias, estaremos ante algo inusual: que un ex gobernador vuelva, dos períodos después, a gobernar Mendoza. Con ello se caería otro mito: el de que a los mendocinos no les gusta volver a optar por un gobernador que ya cumplió su mandato por más bueno que haya sido.

Milagro. Cosa rara, extraordinaria. Para el demócrata Luis Rosales, dar un batacazo significaría salir tercero pero quedando muy cerca del que logre la segunda ubicación. Ello no sólo removería el avispero político provincial, sino que lo ungiría a Rosales como el nuevo líder de un partido que, como el demócrata, viene sin timón intelectual desde hace mucho tiempo.

Recuerdo. Evocación de un momento grato. ¿Se acuerda, lector, cuando los candidatos o los partidos políticos “enamoraban”? Hoy no hay ambiente para ningún romance político. Salvo, claro, con Cristina, que a juzgar por lo que marcaron las elecciones primarias es la gran seductora nacional. Incluso los postulantes más respetados –como el santafesino Hermes Binner– no tienen pasta para galán.

Crucial. Trance crítico. Hoy será un día soñado o fatal para muchos políticos. Del voto que los mendocinos depositen en las urnas dependerá que mañana tengan que salir, o no, a buscar trabajo a partir del 10 de diciembre. Tener que volver al llano es uno de los grandes reaseguros de la democracia.

Colado. Dícese del que se insmiscuye en un lugar sin tener razones (ni blasones) para estar allí. Es que aquí hay mucha Cristina, mucho Paco, mucho Mula, pero no todo son ellos. Con la maldita boleta sábana, ésa con la que ninguno de nuestros próceres provinciales ni nacionales se mete, estamos votando a un tendal de legisladores y concejales de los que muchos dejan bastante que desear. Deberíamos controlarlos con lupa.

Cacique. Jefe de la tribu. Hoy se volverá a poner sobre el tapete el peso real (¿o inflado?) de los intendentes municipales. Concretamente podremos saber esta medianoche cuánto les ha aportado cada uno de ellos a los que ganen. A afilar el lápiz.

Incoherencia. Dícese del discurso que no se condice con la vida práctica. Una elección más y los mendocinos, que nos la tiramos de vaya a saber cuántas cosas importantes, no tenemos ni voto electrónico ni listas donde los votantes puedan hacer uso del sistema de preferencias.

Real. Que existe realmente y no sólo como idea o palabra. Desde mañana el país tendrá la obligación de volver a un discurso ceñido a la realidad. Deberemos acostumbrarnos a que haya algunas verdades que no nos gustan. La vida según la lógica del spot televisivo hay que guardarla para dentro de dos años, cuando tengamos elecciones legislativas.

 Distancia. Espacio entre y una cosa y otra. Que debe incluir razonabilidad y respeto. Distancia que se ha ido perdiendo entre la Provincia y la Nación, muy a favor de esta última, claro, a pesar de que nos guía una Constitución de neta concepción federal.

 Júbilo. Relativo a la alegría que brota de algo justo y bello. Así debería ser el resultado luego de que hoy se exprese la voluntad popular.

 Poder. Dominio, facultad para mandar o ejecutar. Que es otorgada por el que vota para que el mandatario la administre con sapiencia. Y cuya concreción real suele subvertir la esencia de la definición.
 

Comentarios