San Rafael
Martes 10 de Mayo de 2016

Mirando a la inseguridad a la cara

Opinión sobre el incesante crecimiento de este flagelo, pormenores de algunos casos recientes de esta problemática que hay que atender.

Una encuesta que estamos haciendo en www.unosanrafael.com.ar pregunta a los lectores sobre qué los preocupa más. Las respuestas posibles son inflación, empleo o inseguridad. Sorprende que en San Rafael, al menos en nuestros lectores, la inseguridad es lo que más preocupe.
¿Sorprende? En realidad cada vez menos. La reiteración de robos y hechos violentos en nuestro departamento tienen con miedo a mucha gente. Y si bien la inflación golpea cada bolsillo, el miedo a perder los bienes o incluso la vida parece más fuerte. Además, como antes en Buenos Aires, ya es difícil encontrar a alguien a quien no le haya tocado vivir la inseguridad, ya sea en lo personal o algún familiar o vecino. Es triste, pero nos han cambiado San Rafael, hemos dejado que conviertan este lugar en un sitio inseguro, donde el pueblo tranquilo es sólo cosa del pasado.
En los últimos meses he conocido casos de mucha gente que ha vivido la inseguridad en forma dramática. Y encima hay que escuchar que desde el Ministerio de Seguridad vengan a decir que han bajado los índices. No merece la pena ni comentarlo.
Entre los últimos episodios, tres llamaron poderosamente la atención. Uno fue un asalto que pasó como “uno más de los tantos”. Fue en una fiambrería de la avenida Mitre, los delincuentes entraron y armas en mano amenazaron a la encargada. Uno de ellos le gatilló a la chica y, por suerte, el arma se trabó.
La joven vino hace poco de España a trabajar acá, ahora se quiere ir. Los ladrones, claro está, están libres.  Otro caso es el del asalto al restaurante “Lomo por metro” de calle Balloffet. Allí los asaltantes robaron al dueño, a unos 50 clientes y todo ante la presencia de niños. Fueron momentos de terror con padres tratando de esconder bajo las mesas a sus hijos. Y el jueves a un joven que caminaba por Mitre al 1800 le disparó un hombre en motociclista en pleno día en lo que se sospecha fue un “ajuste de cuentas”.
El dueño del restaurante mencionado convocó a una marcha contra la inseguridad este lunes. Apenas un puñado de personas respondieron. Al parecer, pese a la profundidad del problema, seguimos indiferentes.
Por Javier Martín
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios