Mundo
Martes 15 de Diciembre de 2015

Misterio genético: el extraordinario caso del caballo de Siberia

(www.neomundo.com.ar / Fuente: Cordis) Determinar cómo han conseguido adaptarse los caballos de Siberia oriental a temperaturas de setenta grados bajo cero en menos de ochocientos años podría mejorar nuestra comprensión sobre los efectos del cambio climático en las especies de todo el mundo.
Esto a su vez podría conducir al desarrollo de programas de conservación específicos, esenciales para la conservación de las poblaciones en peligro de extinción.
Uno de estos programas se inició recientemente para conservar el caballo de Przewalski, el último caballo verdaderamente salvaje en la tierra.
El proyecto YAKUT, financiado con fondos europeos, se ha centrado en el caballo de Yakutia, que se ha adaptado increíblemente a la vida en el frío ártico. Estos caballos poseen un pelaje singularmente denso y pueden regular su metabolismo.
A través del uso de herramientas genómicas de última generación y métodos avanzados de investigación de ADN, el equipo del proyecto YAKUT ha podido reconstruir la historia evolutiva de esta especie, remontándose a la migración del pueblo yakuto en la región entre los siglos XIII y XV d.C. Los caballos de Yakutia están, por tanto, directamente relacionados con los caballos domesticados de Mongolia.
Los resultados, publicados en un número reciente de la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), ayudan de forma significativa a comprender la capacidad de adaptación de las especies a los cambios en las condiciones climáticas y contribuirán al desarrollo de estrategias de gestión eficaces para preservar este acervo genético único.
"El equipo del proyecto fue capaz de identificar los genes responsables de estas adaptaciones, que le llevaron a la conclusión de que la adaptación de los caballos de Yakutia a su entorno tuvo lugar a través de una reprogramación masiva de la expresión génica. Esto implicó la adaptación de las funciones biológicas, como las respuestas hormonales al frío y la producción de compuestos anticongelantes".
"Y estas adaptaciones tan sorprendentes ocurrieron en menos de ochocientos años, por lo que constituyen uno de los casos más rápidos de adaptación en mamíferos. Esto supone un centenar de generaciones de caballos", dice el coordinador del proyecto, el Dr. Ludovic Orlando, de la Universidad de Copenhague. Estos resultados demuestran lo rápido que puede suceder la evolución cuando las presiones selectivas para sobrevivir son tan fuertes como en el entorno extremo de Yakutia.
Los resultados también han contribuido a aclarar el misterio de los orígenes del caballo yakuto, que ha sido objeto de conjeturas desde hace años. Los registros fósiles demuestran que los caballos han estado presentes en la región desde hace por lo menos treinta mil años y existe un debate sobre si los caballos actuales de Yakutia son los descendientes directos de estas especies ahora extintas.
A través de análisis genéticos exhaustivos, el equipo de YAKUT ha sido capaz de demostrar que esto no es así. Más bien, estos caballos llegaron de Mongolia junto con los pueblos nómadas yakutos.
De hecho, además de subrayar la importancia de la genómica para desentrañar los efectos del cambio climático y avanzar en la conservación, el proyecto también ha esclarecido el papel de los caballos en esta fascinante cultura. Los caballos siempre han sido esenciales para la supervivencia y el desarrollo del pueblo yakuto, que ha basado su economía casi totalmente en estos animales. A lo largo de su historia, los yakutos se ha servido de los caballos para el transporte y la comunicación, mientras que la carne y la piel de caballo han sido cruciales para sobrevivir a los inviernos, extremadamente fríos.

Comentarios