La provincia
Sábado 29 de Agosto de 2015

Mueren 3.500 mendocinos por año por patologías cardiovasculares

El número es el promedio de los fallecimientos que se producen generalmente por insuficiencia cardíaca

Por Patricia Losada-losada.patricia@diariouno.net.ar
Aproximadamente 3.500 mendocinos mueren por año por enfermedades cardiovasculares, la mayoría por insuficiencia cardíaca, es decir por el deterioro del corazón, que no bombea suficiente sangre oxigenada al organismo. 
En Argentina esta afección lleva a la internación a unos 70 mil pacientes y unos 30 mil mueren, según estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación.
Lo que preocupa a instituciones y especialistas es que esta cifra no baja desde el año 2006. Por eso se busca comenzar a trabajar en un registro nacional de enfermos crónicos con insuficiencia cardíaca, para realizar un control mayor en el paciente y un seguimiento de su evolución.
“Esta afección es el estado final del corazón, que se puede haber originado por diferentes causas. Hay distintos grados y muchas veces el tratamiento no da el resultado esperado ya sea por falta de adherencia a los cuidados por parte del paciente y también porque muchas veces los médicos minimizan los síntomas”, explicó Nelson Fredes, médico cardiólogo del Programa Provincial de Prevención y Tratamiento de enfermedades cardiovasculares.
El especialista explicó que cuando sucede alguna de las dos situaciones, el corazón de a poco va perdiendo fuerza y termina siendo un corazón dilatado. “Hay medicación  que sirve para compensar esa función, pero no para curarlo. También es importante que los pacientes controlen su problema, porque por ejemplo la hipertensión, el tabaquismo, el sedentarismo, la obesidad son factores de riesgo para el desarrollo de la insuficiencia cardíaca”, añadió el especialista.
Para estar atentos
Los síntomas comunes de la enfermedad son falta de apetito, amento de peso, cansancio, necesidad de orinar en la noche, hinchazón de pies y tobillos y dificultad respiratoria en estado de reposo e inclusive cuando se está activo.
 Fredes opinó que si se logra concretar un registro de pacientes ambulatorios, se podría llevar un mejor control de quienes cumplen con lo indicado por el médico. “El problema es que sólo hasta ahora existen registrados aquellos que se descompensan y quedan internados en el hospital, por eso es probable que las cifras de muertes no bajen debido a que muchos de ellos son pacientes crónico, ambulatorios que no alcanzan a internarse”.
Cómo se trata
Con relación a los tratamientos,  Alejandro Saracco, jefe del Programa de Prevención de Tratamiento de las Enfermedades Cardiovasculares provincial, explicó que actualmente existen medicamentos de última generación para controlar la enfermedad. “Por lo general son entre cinco y seis pastillas diarias que el enfermo debe tomar para afrontar el problema, y muchas veces se descompensan porque no cumplen con esta indicación. A esto hay que agregarle una actividad física controlada, algo que mejora la calidad de vida y colabora para que el paciente se sienta mucho mejor”. 
El especialista aclaró que la medicación comprende los diuréticos y los vasodilatadores, entre otros. Y también se les aconseja a los pacientes cambiar su estilo de vida, evitando el tabaco, reducir los niveles de esfuerzo y bajar la ingesta de sodio.

 

Comentarios