San Rafael
Miércoles 18 de Febrero de 2015

Multaron a un súper chino por apagar las heladeras a la noche

Grave. El termómetro marcó 24 grados dentro de las heladeras de un autoservicio chino de San Rafael. La multa ascendió a $5.000

Marcelo Schmitt
unosanrafael2012@gmail.com

En un sorpresivo operativo realizado por los inspectores del área de Bromatología se secuestraron  500 productos de un autoservicio chino que no respetaban la cadena de frío exigida para su conservación.

En el procedimiento que se realizó hace más de una semana, los termómetros autorizados marcaron dentro de las heladeras comerciales entre 23,5º y 24º cuando deberían haber estado a 0º.

Como consecuencia de la infracción se retiraron 41 paquetes de salchichas, 77 mantecas, 111 yogures individuales, 131 postres, 54 litros de yogur bebible, 74 quesos untables y 12 bandejas con pescado congelado.

“No es la primera vez que este comercio comete esta infracción”, señaló la responsable del sector, Lucía Mónica Roberts, quien confirmó que “se labró una multa de $5.000”.

La funcionaria informó que “todo nació con una denuncia de un consumidor que había advertido esta anomalía” y agregó que “el operativo lo hicimos a las 9 cuando el comercio abría sus puertas a sus clientes”.

Allí, termómetro en mano, los inspectores corroboraron temperaturas muy lejanas a las permitidas. Evidentemente, mencionó Roberts, “los dueños habían apagado las heladeras para ahorrar costos”.

Señaló que esta práctica se ha repetido en varios comercios, por lo menos se constataron no menos de 10 denuncias mensuales.

Consecuencias
Mantener la cadena de frío resulta fundamental a la hora de garantizar la seguridad alimentaria de los productos, por lo que todos los eslabones implicados, desde productores hasta distribuidores y elaboradores deben poner especial atención en preservarla.

La aplicación del frío es uno de los métodos más antiguos y extendidos para la conservación de los alimentos. El frío actúa inhibiendo total o parcialmente los procesos alterantes como la degradación metabólica de las proteínas de los alimentos y otras reacciones enzimáticas, con el consiguiente retraso en la degradación del propio alimento y de sus propiedades sensoriales.

En este contexto, si el alimento no está bien elaborado o conservado se puede contaminar generando problemas de salud para los consumidores. La funcionaria recordó que diarreas o gastroenteritis agudas pueden ser algunas de las consecuencias para su salud. 

Comentarios