mundo insolito
Sábado 12 de Agosto de 2017

El país donde está prohibido correr

Por increíble que parezca, el running está prohibido por razones políticas en cierto país africano.

Correr está de moda, aunque se podría decir que siempre lo ha estado. Los expertos creen que nuestros ancestros los homínidos desarrollaron la habilidad de correr largas distancias hace aproximadamente 2,6 millones de años, con el fin primordial de cazar animales o escapar de ellos.

Las carreras de competición surgieron al amparo de festivales o ceremonias religiosas en diversas partes del mundo. Hay constancia y registros de esa actividad con un sentido deportivo desde los Juegos Tailteanos en Irlanda, hacia 1829 a. C.
zapatillas-running.jpg

Los primeros Juegos Olímpicos tuvieron lugar en Grecia en el 776 a. C. y, en ellos, hubo, por supuesto, carreras pedestres. En suma correr está considerado el deporte más accesible. Basta con unas zapatillas o a veces, ni eso, pues en muchas regiones del mundo corren descalzos. Sea como sea, hoy está más en boga que nunca.

El footing –jogging o running– tiene millones de practicantes en el mundo, pero existen mentes retorcidas que ven en esta sana actividad deportiva la posibilidad de esconder otros fines.

En la República de Burundi, una pequeña nación soberana ubicada en la región de los grandes lagos de África Oriental, en 2014, el dictador Pierre Nkurunziza prohibió correr para evitar que opositores políticos disfrazados de corredores se manifestasen en carreras populares o usasen los entrenamientos como forma de conspirar contra el poder.

De paso, encarceló a miembros del Movimiento Solidaridad y Democracia por promover maratones para reunir a posibles simpatizantes. Burundi es uno de los países más pobres del mundo y tiene el segundo PIB pér cápita más bajo según el Banco Mundial, después de la República Centroafricana.

Por eso, la carrera a pie es uno de los pocos deportes asequibles para la población. Esperemos que pronto sus políticos vuelvan a entrar en razón, pero otros países no están exentos de tentaciones prohibicionistas.