Mundo
Jueves 13 de Abril de 2017

Investigación mendocina, de lo más leído de Scientific Reports de Nature

El artículo 'Un gigantesco nuevo dinosaurio de Argentina y la evolución de la pata trasera de los saurópodos' del equipo de investigación que encabeza Bernardo González Riga, director del Laboratorio de Dinosaurios de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo, recibió 11160 vistas en 2016, colocándolo como uno de los 100 mejores de la revista "Mega Journal" Scientific Reports de Nature.

El ranking que elabora esa revista, y que el año pasado reunió cerca de 20.000 publicaciones, se utiliza frecuentemente como un indicador del desarrollo científico de un país de acuerdo a la cantidad de artículos que allí publiquen.

Bernardo González Riga, también investigador del Conicet, está al frente del equipo que integran los paleontólogos Matt Lamanna (Curador del Museo Carnegie de Historia Natural de Pittsburgh, Estados Unidos), Leonardo Ortiz David y Juan Coria (ambos del Laboratorio de Dinosaurios de la UNCuyo) y Jorge Calvo (del Centro Paleontológico Lago Barreales de la Universidad del Comahue).

En enero de 2016, más de cien medios periodísticos de América, Europa y Asia publicaron la noticia del descubrimiento en Mendoza, concretamente en Malargüe, del Notocolosus gonzalezparejasi, uno de los tres dinosaurios más grandes del mundo y el más grande descubierto.

La nueva criatura, cuyo peso se estima en 60 toneladas, proporciona información clave sobre la anatomía de la extremidad trasera de los titanosaurios gigantes, considerados los animales terrestres más grandes que han existido.

González Riga es pionero en el desarrollo de la paleontología de dinosaurios en Mendoza y dio nombre a una decena de nuevas especies de dinosaurios. Además de Argentina, investiga dinosaurios con colegas en Chile, Brasil y Estados Unidos.

En Mendoza, junto a su equipo de paleontólogos, creó el Laboratorio de Dinosaurios, un polo de investigación, docencia, divulgación científica, transferencia social y preservación de bienes fosilíferos en Mendoza.


Fuente: Prensa UNCuyo.



Comentarios