País
Jueves 24 de Noviembre de 2011

Murió el represor entrerriano Antonio Domingo Bussi

Falleció a las 16.50 en el Instituto Privado de Cardiología de Tucumán. Tenía 85 años. Gobernó dos veces la provincia norteña, la primera durante la última dictadura. Había nacido en la ciudad entrerriana de Victoria.

A causa de severos problemas cardíacos, agravados por complicaciones renales y pulmonares, murió este miércoles en Tucumán, a las 16.50, el represor Antonio Domingo Bussi.

 

 El represor murió como consecuencia de "un paro cardiorrespiratorio por una falla multiorgánica", según confirmó a la agencia Télam el médico Ramiro Castellanos.

 

En los últimos meses, las internaciones del ex militar se hicieron cada vez más frecuentes, a partir del agravamiento de su cuadro de afección cardíaca y pulmonar. En las últimas horas, además, sufrió complicaciones en los riñones y en el hígado, informó La Gaceta de Tucumán en su portal de Internet.

 

"Hemos acordado con los médicos no hacerle tratamientos invasivos: no dializarlo ni ponerle respirador artificial, porque no tiene sentido extender la agonía. Quedó en manos de Dios. Estamos toda la familia a su lado, acompañándolo", había dicho ayer por la tarde uno de sus hijos, el legislador provincial Ricardo Bussi, desde el sanatorio en el que permanecía internado desde el lunes.

 

El represor, nacido en Victoria, Entre Ríos, 17 de enero de 1926, había sido condenado a cadena perpetua en 2008 por el secuestro y el asesinato del ex senador peronista Guillermo Vargas Aignasse, durante la última dictadura militar.

 

En Tucumán, Bussi asumió en la madrugada del 24 de marzo de 1976 como interventor militar, tarea que desempeñó hasta diciembre de 1977. En su despedida, el represor sostuvo que había conseguido la pacificación de la provincia y le entregó el mando a Montiel Forzano.

 

Ya en los 80, el ex gobernador de facto inició su carrera política: salió cuarto en las elecciones provinciales de 1987 y un año después fundó el partido Fuerza Republicana. Precisamente, esta organización gravitó en la vida política tucumana durante los 90. De hecho, Bussi fue electo diputado nacional en 1993 y, dos años después, elegido gobernador.

 

En los comicios del 3 de julio de 1995, la fórmula Bussi-Raúl Topa había alcanzado 262.000 votos, contra los 170.187 del Frente de la Esperanza (Olijela Rivas-José Carbonell).

 

Desde que finalizó su mandato gubernamental, la carrera política de Bussi entró en declive. En 1999, luego de haber sido electo diputado nacional, no pudo asumir porque su pliego fue rechazado por el Congreso de la Nación. En 2003, fue electo como intendente de San Miguel de Tucumán, aunque tampoco pudo asumir porque ya había sido detenido por violaciones a los derechos humanos.

Comentarios