Más noticias
Domingo 02 de Octubre de 2011

"Necesito verte"

Carina Pérez
cperez@diariouno.net.ar

El ingreso irrestricto a los servicios de neonatología es un derecho de los bebés prematuros y sus familias. Sin embargo, un estudio realizado por Unicef Argentina reveló que esto se respeta sólo en el 39% de los servicios neonatales de nuestro país, provocando un escalofriante efecto sobre los niños en estado crítico: muchos de ellos mueren sin la compañía de su familia.

Mendoza fue parte de los 153 hospitales analizados y los porcentajes resultantes son muy graves, sobre todo porque desde la década de los '80 existe evidencia científica de que los niños prematuros mejoran sustancialmente ante la presencia de las caricias, olores y voces maternas.

Susana Lucero de De Gaetano, neonatóloga y una de las especialistas que colaboran con Unicef en el seguimiento de los servicios materno-infantiles locales, afirma que “hoy sabemos que el bebé intrauterino siente el abrazo, huele, juega, arrolla el cordón entre sus manos, vive y también sueña. Esta actividad registrable por electroencefalografía (desde 6º mes de vida intrauterina) es mediador del reencuentro interpersonal a nivel inconsciente y se puede inferir como el comienzo de la vida psíquica. Por este sentir, que es el sostén de su esencia, si nace prematuramente no puede ni debe ni quiere estar solo, porque necesita de sus padres, con los que ya comparte una historia de vida, para ser alentado a sobrevivir fuera del cuerpo materno, tecnología mediante”.

Por otra parte, cuando una mamá tiene un bebé que no es sano, le cuesta mucho poder aceptarlo, con lo cual el apego emocional que el chico y esa madre necesitan para desarrollar el vínculo también está siendo saboteado cuando el ingreso es restringido.

Pero inexplicablemente la evidencia científica no es trasladada a la práctica, prevaleciendo los horarios de visita, timbres o intercomunicadores, barreras físicas que atacan las posibilidades de sobrevida de un prematuro.

Por eso desde Unicef están propiciando por segundo año consecutivo la Semana del Prematuro, que empieza hoy y terminará el próximo 8 de octubre. Esta vez se focalizarán las charlas y la campaña de difusión en el respeto al derecho número 9, aquel que consagra el derecho del prematuro a estar siempre con su familia.

En Mendoza habrá diversas actividades en el hospital Lagomaggiore y el Scaravelli, de Tunuyán, según informa la página de la organización.


Los obstáculos
Para la doctora De Gaetano las dificultades para que se cumpla el ingreso irrestricto tiene que ver con la coexistencia de dos paradigmas de formación de los equipos médicos: aquellos que ven al bebé como un objeto y aquellos que consideran al niño y la familia como sujeto de la tarea.

“En el Lagomaggiore el ingreso es irrestricto, pero no faltan aquellos profesionales que ponen obstáculos para dar cumplimiento y la gente no sabe que puede reclamar este derecho”, indicó.

En este sentido, Unicef midió que sólo el 52% de los papás son informados sobre este derecho y sólo el 17% de los profesionales médicos reconoce esto como un derecho.

También es de difícil cumplimiento cuando faltan espacios físicos para que los padres puedan descansar y cuidar de modo permanente a sus hijos, monitoreando los cambios en su estado.
 

Faltan acciones preventivas
La muerte de 15 bebés prematuros en el servicio de Neonatología del hospital Lagomaggiore provocó que el Gobierno pidiera una auditoría externa a Unicef para que evaluara el funcionamiento de ese servicio. Aun si no dieran a conocer los resultados de manera pública, los hechos dejaron en evidencia una vez más que faltan controles preventivos. No hay que olvidar que junto con la mortalidad infantil subió la mortalidad materna y si bien es cierto que las políticas de salud son de largo aliento, del 2005 al 2009 ambas tasas venían bajando sistemáticamente y subieron en el 2010.

En este contexto, De Gaetano opinó que “falta desarrollar la red de controles perinatales, porque el Notti tiene una llegada de 80km a la redonda. Falta aceitar el traslado de las madres, porque no debemos olvidar que la prematurez puede prevenirse”.

Comentarios