La provincia
Domingo 13 de Diciembre de 2015

No existe en Mendoza equipo ni persona que pueda rescatar el helicóptero que cayó

Por Javier Cusimano
cusimano.javier@diariouno.net.ar
Se dificulta el rescate del helicóptero que se estrelló este sábado a la mañana en el dique Potrerillos, accidente en el que murieron sus dos ocupantes. El accidente se produjo pasadas las 8 a unos 1.000 metros del paredón del lago. Las víctimas fatales fueron identificadas por la Policía como Carlos Zarlenga y Luis Barrera, piloto y mecánico de la aeronave. 

Según explicó el personal que trabajó en el operativo de rescate, sus credenciales de vuelo quedaron flotando en la zona donde se produjo la caída.

Desde el Ministerio de Seguridad detallaron que el siniestro se produjo durante la filmación de un reality show para el canal norteamericano MTV. Uno de los productores, que prefirió no dar a conocer su nombre, explicó que conocía al piloto desde hacía 20 años y se trataba de un profesional experto en todo tipo de acrobacias. Estaba contratado junto con un equipo de gente para la realización de los efectos especiales de una seria que aún no sale al aire y que a pesar de la desgracia  continuó filmando tomas por las bodegas.

¿Por qué cayó?

La nave, de color celeste y blanco, identificada con las siglas LVVFO 206 viajaba sin permiso. Las hipótesis con las que se trata de establecer cómo se produjo el accidente giran en torno a dos supuestos. Por un lado, se cree que el helicóptero se cayó porque tuvo un desperfecto técnico y una de sus hélices habría rozado el lago, haciendo que el piloto perdiera el control y explotara antes de sumergirse.

Por otra parte, se piensa que al volar tan cerca de la superficie (3 metros) una ráfaga de viento en contra desequilibró el aparato y lo hizo caer en picada contra el agua. Según esta versión, los testigos vieron desde lejos un hongo de humo blanco, que no fue más que el mismo golpe de la nave desarmándose antes de precipitarse al fondo del dique. Esta sería la presunción más fuerte de las dos.
Por el momento sólo pudieron recuperarse algunos documentos de las víctimas, un pedazo de hélice, restos de la pedalera y dos asientos traseros. Se calcula que el helicóptero está a más de 80 metros de profundidad en un lugar de difícil acceso. Los rescatistas indicaron que no existe en Mendoza equipo ni persona que pueda nadar a ese nivel. Los buzos mendocinos sólo pueden llegar hasta los 40 metros. 

Pasado ese nivel la compresión del oxígeno es tan alta que se vuelve tóxico para el organismo y por eso resulta tan difícil recobrar los cuerpos. Quienes participaron en la búsqueda describieron que como parte del operativo de rastrillaje se sumergieron dos cámaras especiales para filmar la actividad debajo del agua. Además se colocó una boya inflable amarilla para no perder el punto donde podría hallarse la aeronave. 

Se sospecha que los ocupantes del helicóptero pueden estar sujetos a sus cinturones de seguridad o bien la cabina no se destruyó y los cuerpos quedaron atrapados en su interior. Todas estas circunstancias limitan las posibilidades de que los cuerpos aparezcan flotando dentro de unos días en el dique. Si es así,  no quedará otra opción que montar una infraestructura y recurrir a personal especial para poder sacarlos.

Trabajaron en el lugar embarcaciones de Bomberos del Cuartel Central y de Bomberos Voluntarios. A las 17 finalizaron las tareas de búsqueda de la tripulación con resultados negativos y serán reanudadas hoy a las 8 con la cámara de profundidad. 

Interviene en el caso la Oficina Fiscal Nº11. 

Comentarios