Más noticias
Sábado 10 de Diciembre de 2011

"No me excita, ¿qué hago?"

José Luis Rodríguez le responde a los lectores en el Consultorio Sexológico de Diario UNO.

José Luis Rodríguez*
sexualmentehablando.com.ar

Para hacer tu consulta, hacé clic acá

Consulta de Mariana:

Tengo 48 años y practico muy buen sexo, pero tengo miedo al futuro, ya que mi esposo es 15 años menor, y estoy por entrar en la menopausia. Quisiera saber si disminuye el deseo, si hay problemas para tener sexo o es sólo psicológico.

Mariana

Estimada Mariana :

Me parece que se está adelantando, lo cual no está mal, pero no lo está haciendo con la mejor actitud. A ver si me explico: está bien pensar en el futuro y adelantarse a solucionar problemas, pero no creo que sirva “tener miedo” ni dar por seguro que va a tener esos problemas. ¿Puede disminuir el deseo en la mujer a partir de la menopausia? Sí y no. No depende solamente de lo que tiene que ver con lo físico sino también con lo cultural. Mujeres que han sufrido la sexualidad y que nunca disfrutaron, probablemente ven el climaterio con alivio y como el cese del sexo. Mujeres que han tenido una vida sexual satisfactoria, con mayor experiencia, conocimiento de su cuerpo, confianza con su pareja y liberadas del miedo a un embarazo (siempre presente por bueno que sea el método que uno utilice), van a pasar a una etapa todavía mejor en la expresión de su sexualidad. Una etapa madura, claramente placentera, recreativa. Con esta perspectiva, creo que ya en lugar de tener miedo al futuro probablemente tenga esperanzas de futuro. El futuro siempre es incierto, pero usted tiene todas las posibilidades de que funcione bien y seguir disfrutando, a ver si el que tiene los 15 años menos puede seguirle el ritmo. Mientras, no se olvide de disfrutar el presente, que son los adelantos del futuro que nos da cada día. Gracias por escribirme.

Consulta de Evelina:

Estoy muy angustiada. Tengo una pareja hace más de 2 años y siento que ya no me excita, me cuesta mucho tener un orgasmo y veo que a él le cuesta su erección y luego no dura mucho. ¿Qué hago para ayudarlo?

Evelina

Estimada Evelina:

¿Le parece que esta situación puede solucionarse sólo con un consejo sexual? A mí me parece que lo excede. Lo que usted siente hoy por su pareja no está claro, pero con el “ya no me excita” tenemos para empezar. Una vez una paciente me dijo que no podía tener relaciones sexuales con un hombre al que no admiraba. Si bien lo dijo en términos más claros, lo que pasaba era que ya su pareja había entrado en un declive por las actitudes que él tenía. No sé si su situación se parece, pero muchas veces el síntoma sexual es justamente la expresión física de esos problemas en la relación. Observe que me describe tres problemas sexuales: su dificultad para llegar al orgasmo, el trastorno en la erección y la eyaculación precoz. ¿No será demasiado? Me parece que lo mejor que puede hacer por ayudarlo es hablar con él, plantearle lo que le está pasando y ver qué se puede hacer. A lo mejor están a tiempo para solucionar algo, o a tiempo para darle fin a una situación que de prolongarse los va a dañar más. Él también debe de estar sufriendo. Son dos personas sufriendo en silencio. Sincérense, pongan las palabras que hagan falta. No va a ser fácil y no sé cuál será el resultado. Pero es seguro de que va a ser mejor que lo que pasa ahora. Gracias por su confianza.

Consulta de Juan:

Tengo 57 años, llevo 36 de casado. Hace más de un año tomo Alplax y más de diez que tomo hipertensivos, ahora estoy con Cozaarex 100 - 25. Siempre he sido cariñoso y efusivo con mi mujer. Me ha gustado proponerle hacerlo en cualquier parte y a cualquier hora. Ella, en cambio, desde que volvimos de la luna de miel, me ha rechazado ocho de cada diez veces, incluso cubriéndose sus partes ex profeso ante una insinuación mía. Ya a esta altura no tengo erecciones con ella, ni dormido, ni aún cuando me acepta. Pero ante la menor imagen de TV de sexo, aún entre lesbianas, se me produce una erección, por supuesto no como cuando tenía 40. No buscaré otras mujeres ya que mi convicción sobre el tema es superior a todo. ¿Debo dar por terminada mi vida sexual? A esta altura creo no me sería dificultoso, pero el problema es que sigo teniendo deseos sexuales. Ahora hace más de tres meses que no me acepta.

Juan

Estimado Juan :

Leo y vuelvo a leer su consulta y encuentro solamente una pregunta. La que dice si debe dar por terminada su vida sexual. En todo el resto del texto nos cuenta una historia de 36 años de desencuentros y frustración, de sentirse rechazado. En cuanto a lo estrictamente físico, usted mismo lo describe, hay respuesta y es tan normal que ocurre ante la “menor imagen” de sexo. Los fármacos que está tomando no le han ocasionado ningún tipo de alteración y lo que ocurre cuando está con su esposa es comprensible en función del contexto. Si la mayor parte de las veces lo rechaza, pasan más de tres meses sin ser “aceptado” (cuánto hay en ese término...) y podemos inferir que no solamente no acepta ser estimulada sino que mucho menos lo estimula a usted, que no tenga erecciones es lo más normal que podía ocurrirle. Reitero esta idea porque es importante, usted está sano, ni la edad ni los medicamentos han afectado su posibilidad de respuesta sexual. Volviendo entonces a su pregunta, nuestra vida sexual termina cuando nosotros terminamos. Para ser más claro, somos sexuados desde que nacemos hasta que morimos, no podemos evitarlo. Desde nuestra manera de comportarnos, vestirnos, relacionarnos con los demás, estamos manifestando esa sexualidad, en más o en menos, pero no podemos dejar de hacerlo. Sus convicciones, como las de cualquier persona, son totalmente respetables. Me parecería no solamente de mal gusto sino ofensivo sugerirle cualquier otra cosa que no sea tratar de remediar la situación con su esposa. Por lo que cuenta, creo que será muy difícil. Lo único posible, como manera de respetar sus principios y no dejar que su vida sexual termine, es la autoestimulación. Es una posibilidad de placer, de ejercer ese derecho al placer que usted tiene sin perjudicar a nadie, queda entre usted, sus ganas y su imaginación. Para algunos será una posibilidad egoísta, para otros pobre, pero es una opción en última instancia mucho más saludable que engañar a su esposa o recurrir al sexo pago. No siento haber sido de mucha ayuda, pero no deje de lado su dignidad. Un abrazo y espero noticias.

*Médico, psicoterapeuta, especialista en sexología clínica. Docente en la Facultad de Medicina de la UNCuyo y en la Facultad de Medicina de la UDA.

Comentarios