San Rafael
Miércoles 22 de Julio de 2015

Nueva protesta de padres por la falta de calefacción en la escuela José Godoy de Real del Padre

Luego de cuatro años esperando que les arreglaran el edificio, estaban por volver a clases pero ahora no funciona la calefacción.

Cuando se preparaban para volver a clases tras cuatro años y medio de esperar por la refacción del edificio, la comunidad educativa de la escuela Monseñor José Godoy en Real del Padre otra vez está envuelta en una medida de fuerza. Pese a que se terminó la reparación aún no está habilitado porque ahora no funciona la calefacción.
Mientras la reapertura se dilata, la Dirección General de Escuelas pidió que los niños continúen viajando hasta la escuela Toribio Luzuriaga (cerca de Jaime Prats), donde estaban cursando momentáneamente. Sin embargo, de manera unánime los padres decidieron que sus hijos no regresarán a las aulas en otra institución.
Por el momento la respuesta que recibieron es que el personal de la empresa que tuvo a cargo la obra debe hacerse cargo del desperfecto pero no llegarían al distrito sanrafaelino hasta el miércoles de la semana entrante.
“No puede ser, cuando parecía que todo estaba listo ahora no anda la calefacción y de la empresa contestaron que no vienen hasta la semana que viene porque el dueño está de vacaciones y seguimos esperando”, dijo Vanesa, una de las madres que participó de una protesta el martes frente a las puertas de la escuela.  
Nacy Rosa, delegada administrativa de la DGE en Alvear, aseguró que “la empresa tiene que arreglar el problema porque la obra está en garantía. Es un problema en la calefacción pero el sistema es tan moderno que debe venir un especialista para solucionarlo. Habíamos pensado en inaugurarla el lunes al regreso de las vacaciones pero tenemos que esperar un poco más”, indicó.
Para demostrar que la molestia es grande y no piensan ceder hasta que sus hijos ingresen a las aulas de la escuela Godoy, este jueves se apostarán nuevamente frente a las puertas del edificio pero en esta oportunidad irán con los niños vestidos con guardapolvo y cargando las mochilas.
“No vamos a parar hasta que esté terminada la obra de una vez, por un tiempo pensamos que no había más drama y cuando bajamos los brazos volvimos para atrás”, afirmó Nelly, otras de las de madres del lugar.

Comentarios