Paula Toledo
Viernes 06 de Enero de 2012

Nuri Ribotta contundente:“La fuerza se me está terminando”

Así lo dijo Nuri Ribotta, la madre de Paula Toledo, asesinada en el 2003 y cuyo crimen sigue impune. Fue elegida entre los destacados 2011 por su tenaz lucha reclamando por justicia 

Nuri Ribotta es la madre de Paula Toledo, la joven violada y asesinada en octubre del 2003. Fue elegida por UNO San Rafael entre los destacados por su enorme ejemplo de lucha, su tenacidad y porque este año tuvo que soportar un nuevo juicio que dejó el crimen impune.

En este 2011 la madre de Paula vivió sensaciones muy encontradas, ya que después de tanto tiempo de luchar por un nuevo juicio finalmente tuvo uno, aunque no pasó mucho para que las malas noticias, de esas que recibe desde la fatídica noche del 31 de octubre de 2003, empezaran a llegarle.

A una semana del inicio del nuevo juicio, la Primera Cámara del Crimen resolvió, tras una presentación de la defensa, apartar a tres de los cuatro jóvenes que en ese momento llegaban como imputados, por lo que el segundo debate se hizo sólo con una persona en el banquillo.

Estos ochos años de tanto reclamo y de sinsabores le han dejado a esta mujer una huella en su ánimo. Le cuesta creer en la justicia de San Rafael.

“Siento una impotencia muy grande, casi como que estoy descreyendo de la justicia, acá no se ha tenido en cuenta la palabra de la Corte Suprema (que anuló el primer juicio y ordenó hacer uno nuevo)”, dijo la mujer.

En cuanto a las novedades, Ribotta apuntó que “hemos apelado y nos va ayudar el doctor Chávez de Mendoza y espero que esta vez se hagan las cosas bien, ya que hasta ahora se hizo todo mal, desde el Cuerpo Médico Forense hasta la Policía Científica”.

El 2012 seguramente será otro año de trámites judiciales para ver si se puede lograr algo de justicia para la familia Toledo.

“Se me terminan las fuerzas”

El dolor se le nota en cada palabra. Parece ser el aullido del alma. La mujer que se ha caracterizado por su lucha ahora dice que se está quedando sin fuerzas.

“Las fuerzas se me están terminando porque tengo muchos problemas de salud, pero mi hija merece que siga luchando, Paula se lo merece y también los chicos que me sostienen, que son varios y nunca me han abandonado”, soltó Nuri con la emoción a flor de piel.

Un caso insignia

Paula Toledo, o simplemente Poli, como la conocían sus amigos tuvo una horrible muerte la madrugada del último día de octubre de 2003, cuando varios sujetos la violaron, le produjeron cortes, quemaduras e incluso le habrían introducido objetos en su cuerpo.

Desde un principio la investigación tuvo falencias que finalmente derivaron en que fuera imposible obtener una prueba concluyente que atribuyera la responsabilidad del crimen a quienes entonces fueron los acusados.

Sin embargo, esa sentencia absolutoria fue más tarde anulada por la Corte Suprema de Justicia de Mendoza, que hizo lugar a un reclamo de la fiscalía y la querella. Cuando todo parecía indicar que empezaba el segundo juicio, tres de los cuatro imputados hasta ese momento, fueron separados por el principio legal que dice que no se puede juzgar dos veces a una persona por la misma causa, fallo basado en decisiones en ese sentido tomada por la Corte nacional.

Fue el preludio de una nueva sentencia absolutoria para el que fue el único acusado el año pasado, basado en la falta de pruebas sobre todo.

De esta forma, el salvaje crimen de Paula aún sigue impune y es una mancha en el expediente de la justicia de San Rafael, que todavía no ha podido encontrar responsables de esta muerte.

Comentarios