Zona sur
Jueves 30 de Abril de 2015

Nutrida convocatoria en Alvear para rechazar una modificación a la Ley de Aguas

Solo está el rumor de que el Gobernador enviaría un proyecto a la Legislatura para modificar la norma pero en Alvear ya fijaron posición. Cámaras empresariales de otros departamentos apoyaron la movida.

Si el gobernador Francisco Pérez decide anunciar en su último discurso ante la Asamblea Legislativa el envío de un proyecto para reformar la Ley General de Aguas (aún es solo un rumor fuerte dando vueltas), en Alvear no quieren correr riesgos y están listos para contrarrestar el ataque.    
El miércoles por la noche, regantes, inspectores de cauce y ciudadanos particulares se convocaron en el salón del Concejo Deliberante y dejaron en claro que no van a apoyar una iniciativa de ese calibre y mucho menos avalarán un proyecto armado “sin ningún consenso social”.
La movida alvearense que colmó el salón del Concejo fue acompañada por entidades de otros puntos de la provincia que los envalentonó aún más. La Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), la Cámara de Comercio de San Rafael y su par de San Carlos hicieron llegar el apoyo por escrito y el compromiso de seguir adelante para defender la norma que tiene más de 130 años.
Entre las acciones que decidieron realizar en lo inmediato será la de emitir un documento que se hará público a toda la provincia este fin de semana. La declaración dirigida a la sociedad mendocina en su conjunto “la vamos a hacer si o si más allá de que el Gobernador haga el anuncio o no, porque la intención está latente, eso es lo que se decidió en asamblea”, dijo Javier López, presidente de la específica de Agricultura de la Cámara de Comercio de Alvear que ofició de vocero.
También el sector cooperativo vitivinícola se sumó a la reunión en Alvear a través de la presencia de Martín Garbuio, un productor sancarlino que integra ACOVI.
Uno de los aspectos que más disgusto genera en la gente es que el mandatario mendocino se había prometido en 2013 a presentar un texto para discutir en la Legislatura que tuviera el aporte de los distintos sectores involucrados en el manejo del agua y eso implicaba hacerla llegar a los regantes por medio de las inspecciones de cauce. Situación que por el momento no se ha dado.
“No somos unas personas cerradas que no escuchamos, estamos abiertos al diálogo pero el problema es que no se nos consulta”, disparó López.
Uno de los principales temores es que de avanzar en la reforma se intente cambiar la inherencia del agua a la tierra por el de la actividad y eliminar la autarquía y autonomía que ostenta desde su creación el Departamento General de Irrigación”
“Sabemos que hay profundos problemas de administración y de gestión, eso es lo que está fracasando pero no tiene nada que ver con modificar la ley o quitarle el rango que tiene la institución”, comentó Garbuio, que fue uno de los principales oradores en el Concejo Deliberante.            
El hombre que además es docente en la Universidad Nacional de Cuyo sostuvo que “la ley es anterior a todo pero tiene otra particularidad, es de carácter normativo y se va aplicando y adecuando con las resoluciones que se emiten desde DGI por eso si hay que adecuar algo estamos dispuestos a ayudar en la confección resolutiva, por si no saben hacerlo, para evitar modificar la ley”.

Comentarios