Mundo
Martes 03 de Febrero de 2015

Obama pidió millones para "combatir" la migración a Estados Unidos

El presidente de ese país quiere 1.000 millones de dólares del presupuesto para combatir esa práctica ilegal proveniente de tres países centroamericanos.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama pidió 1.000 millones de dólares para ayudar a reducir la inmigración ilegal desde tres países de Centroamérica. La propuesta es parte del plan de presupuesto de 4 billones de dólares del mandatario presentado ayer al Congreso.

El gobierno propuso inicialmente el año pasado entregar ayuda financiera a Honduras, El Salvador y Guatemala, de donde salieron más de 51.000 niños que fueron detenidos al cruzar solos la frontera.

Al mismo tiempo más de 69.000 que viajaban desde Centroamérica, en su mayoría madres jóvenes y niños, fueron arrestados en la frontera sur de Estados Unidos.

El aumento en la cantidad de niños que viajaban solos tomó por sorpresa al gobierno de Barack Obama pese a que desde hacía años aumentaba el número de menores que viajaban sin compañía en busca de atravesar la frontera.

La situación forzó al Departamento de Seguridad Nacional y al Departamento de Salud y Servicios Humanos a enfocar sus recursos a ese tema, ya que ambas agencias son responsables de atender a los menores que son detenidos cuando cruzan la frontera sin compañías.

Obama describió la situación como una crisis humanitaria a mediados del año pasado.

La Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos será la encargada de entregar al Congreso una estrategia para “atender los factores claves en países de Centroamérica” de donde han salido los niños inmigrantes, de acuerdo con el presupuesto para el Departamento de Estado propuesto por el presidente. La solicitud presupuestal indica que el dinero se usará para mejorar la seguridad en la frontera, así como para el desarrollo social y para mejorar el sistema de aplicación de la ley, como también los sistemas judiciales en esos países.

Parte de los recursos también se usaría para restaurar las instalaciones de repatriación para ayudar a procesar a los inmigrantes que son deportados de Estados Unidos.

Obama propone en el presupuesto un plan de inversiones de 6 años en infraestructura por 478.000 millones de dólares. Este monto sería financiado en parte por un impuesto sobre las ganancias en el extranjero de las empresas estadounidenses. El impuesto sería ejecutado de una sola vez y contemplaría 14% de esos beneficios, que en total representaría 238.000 millones de dólares para las arcas del Estado, según cálculos oficiales.

Comentarios