Política
Martes 20 de Diciembre de 2011

Omar Félix picó en punta para quedarse con el sillón que dejó Frigerio en Irrigación

La interna en el oficialismo hierve en una olla a presión. El gobernador se inclina por poner un técnico en ese lugar. En la foto: Pérez, el renunciante Frigerio y el ex intendente de San Rafael, Omar Félix.

Por Javier Polvani

La interna en el seno del oficialismo por la superintendencia de Irrigación hierve en una olla cerrada a presión por ahora. Aunque el gobernador Paco Pérez le ha expresado a su entorno que quiere a un técnico al frente del organismo para superar la escandalosa salida del ex titular Eduardo Frigerio y su colaborador principal Jorge Villalón, dos hombres de máxima confianza del asesor presidencial Juan Carlos Mazzón, el senador nacional Omar Félix se lanzó a la carrera para quedarse con el sillón vacante.

El ex intendente de San Rafael es un aliado de Mazzón, por lo que su aparición como candidato despertó resquemores entre los peronistas no azules, línea del operador estrella de la Casa Rosada, alineados con los jefes comunales de Las Heras, Rubén Miranda, y de Guaymallén, Alejandro Abraham. Félix picó en punta en la construcción del lobby para quedarse con el sillón que dejó Frigerio tres días después del cambio de gobierno pero no tiene nada asegurado, al menos eso trascendió en el seno del gobierno.

Antes de barajar nombres en particular, Paco Pérez tiene que resolver qué impronta pretende del superintendente del agua y en ese sentido hay una diferencia trascendente entre la elección de un técnico sin ambiciones políticas o un dirigente fogueado en la rosca partidaria. Fuentes cercanas al mandatario confirmaron a este portal que la idea del Ejecutivo es designar a un especialista para que administre el agua de riego, aunque no está cerrado el tema y nadie descarta que con el correr de los días crezcan las posibilidades para que vaya un dirigente político a Irrigación.

En el caso de Félix, trascendió que ya habló de manera informal con dirigentes de la oposición respecto a su apetencia por desembarcar en el Departamento General de Irrigación. Quien conduzca la repartición será propuesto por el gobernador Pérez pero tendrá que pasar por la sesión de bolillas blancas y negras, en la que los senadores disponen de forma secreta si aceptan o no la designación.

“No hay nada de eso, todavía no hay nada”, le dijo escuetamente el gobernador a este medio cuando se le preguntó si ya había definido el perfil del superintendente que viene. Pérez está decidido a tomarse un tiempo antes de definir a quien le confía el gobierno del agua. Antes va a nombrar la conducción del Instituto Provincial de la Vivienda, organismo que estuvo bajo el control de un azul, Carmelo Simó, en la gestión de Celso Jaque, y pasaría a manos de Omar Parisi, el ex intendente demócrata de Luján reconvertido al peronismo.
 

Comentarios