San Rafael
Sábado 19 de Marzo de 2016

Opinión: Deportistas sanrafaelinos que necesitan apoyo

Una reflexión sobre casos de atletas locales con proyección nacional e internacional que no reciben el apoyo necesario para sostenerse.

El deporte sanrafaelino sigue creciendo tanto en calidad como cantidad de atletas y eso se ve reflejado en los importantes resultados que se consiguen, sobre todo a nivel nacional e internacional. Sin embargo, la falta de apoyo, una constante, en algún momento detendrá este crecimiento.
Deportes poco conocidos, disciplinas con escasa difusión en los medios nacionales y acotados presupuestos que no contemplan ayuda para ciertas y determinadas actividades son algunos de los motivos o excusas por los cuales los atletas no reciben la ayuda necesaria. En este aspecto vale señalar que la asistencia no debe ser exclusiva del municipio (que ayuda aunque su aporte está destinado a programas barriales o distritales) sino también del Estado provincial y nacional (que carecen de una política deportiva y eso también conspira contra el desarrollo de nuestros deportistas) y de los empresarios (que en algunos casos prefieren solventar a atletas foráneos).
Ante esta situación todos los deportistas deben agudizar el ingenio para conseguir recursos que le permitan pagar inscripciones, viajar, mantener sus equipos, etc. Demasiadas obligaciones para atletas de elite que forman parte de la selección argentina, por ejemplo: Matías López (kayak), Valentina Sánchez (atletismo), equipo masculino de rafting, tiradores  y tenimesistas, por citar algunos de los que tienen futuro olímpico.
Respuestas negativas, puertas que no se abren y desinterés hacen que quienes representan al deporte de San Rafael recurran a firmas de otras latitudes. Cuesta entender por qué los deportistas locales que brillan son poco valorados y reconocidos. En un territorio tan resultadista sus logros no tienen el efecto que las victorias generan. Es verdad que hay que trabajar para mantener y agrandar la base de la pirámide pero si aquellos que llegan al alto nivel no son tenidos en cuenta (con dinero más que plaquetas y reconocimientos) tarde o temprano bajarán los brazos. Una tema que merece una solución.
Diego Figueroa
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios