Política
Sábado 09 de Enero de 2016

Opinión: El costo lo paga siempre el interior

Mientras se reclama justicia hacia afuera, puertas adentro de Mendoza se desconoce. El costo del transporte público es un claro ejemplo.

En Argentina hay un dicho popular que dice que “Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires”. Si extrapolamos esa frase a la provincia el significado no cambia, solo la ubicación de la oficina, el Gran Mendoza. 
Así como se critica habitualmente que Mendoza es una provincia productora de petróleo y pagamos el combustible más caro que en Buenos Aires, es decir que subvencionamos a los conductores porteños, lo mismo ocurre con el transporte público de pasajeros.
La provincia más habitada del país tiene un pasaje más económico que el resto de las provincias argentinas.  Sin embargo, esa misma situación se da puertas adentro de Mendoza.
El 2016 llegó con varias sorpresas, una de ellas fue el aumento en el boleto mínimo del transporte público. En el caso de los departamentos que integran el Gran Mendoza, el pasaje mínimo es de $6. Hay que agregarle que está el beneficio del sistema de trasbordo que le permite a la persona bajarse, realizar algún que otro trámite y luego retomar el viaje sin tener que abonar un nuevo pasaje.
El incremento en el transporte en el resto de los departamentos mendocinos es completamente distinto. En el Sur el pasajero debe pagar el doble o más que un ciudadano que vive en Las Heras, Mendoza o Godoy Cruz para recorrer la misma cantidad de kilómetros.
No se trata de apuntarle a una gestión en particular, han pasado gobiernos de distintos color político, estuvo el radical Julio Cobos, pasaron los justicialistas Celso Jaque y Francisco Pérez y ahora está al frente del Ejecutivo provincial Alfredo Cornejo, acompañado por radicales, el PRO y el PD entre otros. Distintos gobernantes y el sistema no varió un ápice. En definitiva, la justicia que se reclama fuera de los límites provinciales, puertas adentro se desconoce por completo.
Como está planteado el sistema está desbalanceado, se beneficia a un sector en desmedro de otro y mientras la situación no se revierta o cambie para bien de todos, el costo lo continuarán pagando quienes habitan en el interior.
Gonzalo Villatoro
unosanrafael2012@gmail.com


 

Comentarios