San Rafael
Sábado 01 de Agosto de 2015

Opinión: La mejor visita al Zoo está por venir

El Zoológico sanrafaelino se apresta a cerrar cuando sus últimos animales hayan sido ubicados en mejores destinos. Una mirada al respecto y a la conciencia.

Los tiempos han cambiado y nuestra conciencia parece decirnos en voz baja pero constante: eso no está bien. Cuando éramos chicos nos parecía bien ir a un zoológico a ver los animalitos que allí estaban, y que de otro modo sólo veíamos en revistas o en televisión. Allí estaba el león encerrado en una pequeña jaula, en un lugar a miles de kilómetros de su sitio natural, en África. Nunca pensamos cómo vino de tan lejos ni lo que debe haber sufrido, ni mucho menos si para su captura su madre fue muerta o simplemente fue separado de ella.
En esta época por fortuna la conciencia animal va avanzando y apoderándose de más gente para oponerse a aquellos cuya única conciencia es hacer dinero sin trabajar o sentirse especiales por matar a un animal con un arma, como ese tal dentista Palmer, ese repugnante ser que mató al león Cecil en una cobarde acción repudiada mundialmente esta semana. Ahora sabemos que los zoológicos no tienen razón de ser, son una lenta y agobiante tortura para los animales allí encerrados.
Por eso celebro y aplaudo la iniciativa para trasladar a mejores espacios (reservas y parques más aptos) a los animales del zoológico sanrafaelino. Sólo por programas de reproducción para su posterior liberación o conservación como especie es aceptable un lugar así. Como tampoco son aceptables los circos con animales, porque hacer piruetas no es la función natural de un león o un elefante.
Y para que lo hagan estos animales sufren y mucho los métodos “humanos”. El Zoo sanrafaelino viene en decadencia hace años y por eso es loable el trabajo de la gente de Cultura Animal y del Municipio que vienen trasladando sus animales desde hace tiempo y que con suerte para fin de año terminarán de vaciarlo de tristeza. En el mundo la tendencia es firme hacia la desaparición de zoológicos como estos y de granjas de animales.
El día que esos pumas, leones, burros y hermosas aves dejen de estar enclaustradas en esas jaulas, volveré a sonreír con el zoológico sanrafaelino, pero esta vez será diferente a cuando era chico, esta vez ellos también sonreirán de algún modo.
Javier Martín
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios