San Rafael
Lunes 08 de Febrero de 2016

Opinión: Talca, el nuevo refugio de los sanrafaelinos

Columna que reflexiona sobree las diferencias de precios en ambos países.

En todas estas semanas que han pasado muchas personas han ido de viaje exprés a Talca, Chile, por el paso Pehuenche y con un sólo objetivo: comprar diversos productos allí ante la importante diferencia de precios con respecto a nuestra zona y país. Así, muchos sanrafaelinos se han tomado uno, dos, tres o cuatro días para ir a recorrer una ciudad que no es turística pero que empieza a formar el turismo de compras.
Esta costumbre en franco aumento no tiene una explicación más que los abusos en los precios que pagamos acá, precios que en los últimos meses y semanas se han inflado mucho más de lo que ya estaban, muy por encima de la devaluación. Como ocurre en este país, nunca nadie tiene la culpa. Lo cierto es que el consumidor final es quien tiene que pagar el “pato” de todas las bodas. Por eso, ante esta posibilidad de comprar más barato en un lugar a pocas horas de distancia, muchísimos sureños ya lo han hecho este verano y, creo, que la costumbre se irá extendiendo. Al menos hasta que desde este lado alguien se invente algo para complicarla. “En cualquier momento ponen una traba, un impuesto o algo”, me dijo un conocido esta semana. No sería de extrañar. La charla luego pasó por la infaltable carne y el bendito precio del asado. “¿Y quién tiene la culpa? me preguntó este conocido como si yo como periodista tuviera la respuesta. “Todos” le dije en modo pesimista. 
Es cierto que un local en el centro es caro, que las cargas sociales aumentaron mucho en los últimos años y muchos “peros” más, pero algunos deberían reconocer que hay cosas (productos) que están muy caros. Y por eso, casi de boca en boca, se está formando la costumbre, al menos veraniega (porque el paso Pehuenche sólo está abierto con seguridad en verano) de pegarse la “escapadita” a Talca. 
Para concluir con un ejemplo: un dueño de una 4x4 fue recientemente a Chile y las gomas que acá le salen $5.000 cada una allá las compró a $1.500 por cabeza. Teorías sobre los motivos de las diferencias hay muchas, pero existen.
Por Javier Martìn
unosanrafael2012@gmail.com 

Comentarios