Policiales
Domingo 09 de Octubre de 2011

Ordenan nuevas capturas por el crimen de Sergio Pablo Acaya que fue encontrado en el lecho del río Diamante

La Justicia libró órdenes de detención para dos personas que se presume vinculadas al grupo que mató y arrojó al lecho del río Diamante al hijo del suboficial de la policía esta semana  

La Justicia libró dos órdenes de captura para otras dos personas que presuntamente tuvieron participación en el homicidio de Pablo Acaya, de 32 años, hijo de un suboficial retirado de la policía, asesinado el martes pasado.

Si bien las identidades de estas dos personas no fueron informadas para no entorpecer la investigación, altas fuentes ligadas al caso anticiparon información a UNO San Rafael señalando que se emitieron dos órdenes de captura para dos individuos, mayores de edad, que podrían estar ligados directamente a la muerte de Acaya.

En las próximas horas personal de Investigaciones podría realizar algún allanamiento para dar con el paradero de estas personas, que habrían desaparecido del barrio El Molino tras el hecho.

¿El menor de 15 años es el autor?

Mientras otros de los partícipes en el sangriento crimen de Acaya son buscados, los dos detenidos al día siguiente del hecho siguen ligados a la causa.

En el caso del menor el juez que investiga el caso, Gabriel Ravagnani, del Tercer Juzgado de Instrucción, le dio intervención al SUPID (Sistema Único de Protección Integral de Derechos) debido a que se trata de un menor. De acuerdo con información obtenida desde la policía, el adolescente ya fue trasladado al hogar de menores del padre Fernando Yáñez, en Monte Comán.

Por el momento no está confirmado que el menor haya sido el autor del disparo. “Hay algunos cabos sueltos”, soltó una fuente ligada al caso. Por su parte el otro detenido, mayor de edad, pidió a través de su defensor la excarcelación de prisión, pero la misma le fue rechazada.

Por ahora está investigado por encubrimiento.

El móvil del homicidio

Hasta el momento la hipótesis de que Acaya fue baleado en medio de un intento de robo es la línea principal de investigación, aunque no se descarta nada.

La víctima apareció tirada a seis metros de la carpeta asfáltica, dentro del lecho del río y a la altura del badén que hay apenas se pasa el barrio El Molino yendo en dirección hacia el sur.

Estaba vestido de jeans, camisa y le faltaban las zapatillas, además de la bicicleta. Durante los siete allanamientos hechos por la policía no apareció ninguno de los elementos ni el arma que se habría utilizado para darle muerte. El hallazgo se produjo alrededor de las 2 del martes 4, luego de que algunos vecinos vieran un cuerpo tirado y avisaran a la policía. El hombre fallecido tenía un disparo en el pecho y un golpe en la nuca y en los primeros momentos se desconocía su identidad. Finalmente con el correr de las horas se supo que se trataba de Sergio Pablo Acaya, de 32 años, hijo de un suboficial retirado de la policía.

De acuerdo con la información suministrada en el área de Prensa de la Jefatura Departamental, a las 2 de la madrugada se dio aviso de que había un cuerpo de un hombre tirado en el badén del río Diamante, ubicado apenas se pasa el barrio El Molino en dirección al sur.

Al llegar al lugar los facultativos médicos constataron que el hombre estaba de cúbito ventral (boca abajo). El médico del Servicio de Emergencia Coordinado constató su muerte y luego, ya con la presencia del juez de instrucción Gabriel Ravagnani en el lugar, al dar vuelta el cuerpo se vio el disparo en el esternón que presentaba el hombre, con unos 10 centímetros de vísceras hacia el exterior, indicó la policía.

Llevaba alrededor de una hora muerto.

Tras las pericias de rigor se ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado a la morgue judicial, comenzando allí una investigación que pese a lo dicho en otros medios, no está cerrada debido a que aún no está claro ni quién fue el autor ni cómo ocurrió hecho.
 

Comentarios