Más noticias
Viernes 02 de Diciembre de 2011

Orgullo mendocino

Gema Gallardo Accardi
ggallardo@diariouno.net.ar


Nadie es profeta en su tierra, versa un dicho popular. Sin embargo, muchos lo son en la tierra que adoptaron como propia. Es el caso de Alejandra de Miguel, una joven empresaria mendocina que fue distinguida como Mujer del Año en Canadá por la publicación Châtelaine.

“Hay cinco categorías diferentes y fui nominada para la sección ‘Las top 20 mujeres menores de 30 años’, que se enfocan en la próxima generación de líderes femeninas en sus respectivos emprendimientos. La gente votó por internet y un panel de jueces definió, teniendo en cuenta los votos”, comenta la mujer, quien integra esa lista de jóvenes líderes en distintos rubros y ella es la única empresaria y la única argentina. El 19 de enero será la entrega de diplomas en Toronto.

De Miguel se radicó en ese país cuando tenía nueve años y montó una bodega con un concepto único. Claro que como la tierra y la profesión tiran, en cada Vendimia la bellísima morocha dice presente en nuestra provincia.

“Nací en Mendoza capital, pero vivía en Coquimbito. En 1989 mi papá viajó a Canadá para investigar el mercado del vino y ver las posibilidades de exportación a ese país. Así fue como se le presentó una oportunidad de trabajo que aceptó, trasladándonos toda la familia a mediados de 1990”, rememora Alejandra, quien posee allí Vintage One, que maneja junto con su hermano Jerónimo.

“Fue un honor y una indescriptible satisfacción ganar este premio porque se trataba de toda una comunidad que reconoce tu trabajo. Además, se siente algo muy especial al ser reconocida como una líder en mi carrera, que en realidad es algo que llevo dentro de mí y mis raíces al tener mis padres como enólogos argentinos. Un premio como este me ayuda mucho como empresaria porque otorga mucho más credibilidad a quienes ponen los ojos en mí”, comenta emocionada la joven.

De Miguel aclara que su empresa tiene un toque distintivo. “Los vinos nuestros se venden solamente en Canadá. El concepto es un poco diferente al de una bodega tradicional. Por empezar, estamos en plena ciudad. Y nuestros vinos se elaboran en Vintage One, pero de uvas cultivadas en diferentes países. Actualmente, traemos uvas de Argentina, Chile, Italia, California y Ontario”, dice la joven empresaria al definir su premiado emprendimiento.
 

Comentarios