Ovación
Domingo 18 de Junio de 2017

Uno de los pilares del ascenso académico

De la mano de Jorge Altamiranda, Deportivo Argentino logró el anhelado ascenso al Nivel I del básquetbol mendocino. Un entrenador nacido y formado en el club que busca seguir mejorando

Deportivo Argentino disfruta de la felicidad que genera un ascenso, en este caso al Nivel I del básquetbol mendocino. De la mano de su entrenador, Jorge Altamiranda, un hombre muy identificado con la Academia.
Con apenas dos temporadas dirigiendo al equipo en el certamen capitalino, Jorge está feliz por haber logrado el salto de categoría.
Un gran desafío
Cuando aún no dejaba de jugar, Altamiranda recibió una propuesta muy interesante. "En realidad en un primer momento me consultaron para ser ayudante de Bayer y la verdad que me entusiasmé. Pero al poco tiempo me ofrecieron hacerme cargo de la primera y me sorprendió, no lo esperaba".
Y añadió: "En otro lugar no sé si dirigiría, acepté para dar una mano y por suerte las cosas de a poco van saliendo".
El primer tramo en la nueva función tuvo las dificultades lógicas que genera el paso de jugador a DT, pero además tuvo otra complejidad para Altamiranda: dirigir a jugadores con los cuales compartió muchos años y en varios casos con una profunda amistad.
"Hay que saber diferenciar entre amistad y la relación DT-jugador. Al principio costó pero ahora tengo más asumido el rol que me toca cumplir", puntualizó.
Un trago amargo
El sábado 26 de noviembre del año pasado Deportivo Argentino cayó como local ante la Universidad Nacional de Cuyo, derrota que marcó el descenso de la Academia.
Un momento difícil de olvidar y al respecto el entrenador comentó: "Un tremendo dolor, una amargura muy grande, difícil de superar", y agregó que "el primer partido lo ganamos fácil. El segundo allá fuimos arriba en el tanteador todo el partido, pero nos dormimos en la última jugada y nos ganaron. Y en el tercero a nosotros no nos salió nada y a ellos todo lo contrario".
Este año el club de Rodolfo Iselín y Belgrano se propuso ascender. Un grupo de jóvenes se pusieron una gran responsabilidad al hombro, estuvieron a la altura de las circunstancias y cumplieron la meta.
"Teníamos que aprovechar que ascendían cuatro equipos. Aunque costó más de lo esperado, podríamos haber sacado mejores resultados para estar más tranquilos, pero sobre todo de visitante perdimos partidos que no estaban en los planes", destacó Altamiranda.
El próximo semestre de la temporada la Academia sanrafaelina jugará en el Nivel I enfrentando a muy buenos equipos.
"Casi todos los equipos del Nivel I tienen refuerzos y para nosotros sumar algún jugador es casi imposible. Pero si no nos reforzamos vamos a pelear el descenso y la verdad que es un sufrimiento que no tengo ganas", expresó el técnico.
Cada día que pasa Jorge analiza cómo armar el equipo en base al material humano con el que cuenta, por lo que busca variantes, alternativas y diversas mejoras.
"Últimamente parece que sino sufrís no vale, aunque después lo disfrutás el doble. Por eso creo que si seguimos con el mismo esfuerzo vamos a seguir creciendo y mejorando", finalizó el entrenador.

Comentarios