Política
Lunes 14 de Noviembre de 2011

Paco Pérez eligió a sus socios de la Casa Rosada para definir su gabinete, lejos de la interna del PJ local

Gambeteó la interna feroz entre los azules y los bloques de los intendentes y armó las valijas para reunirse con referentes de la cocina justicialista. En la agenda anotó una reunión con Diego Bossio y una probable con Boudou (ambos en la foto con Pérez).

Por Javier Polvani

Con la clásica pelea de la interna peronista entre los azules, de Juan Carlos Mazzón, y el bloque que se referencia con los intendentes Rubén Miranda, de Las Heras, y Alejandro Abraham, de Guaymallén, en ebullición; Francisco Paco Pérez canceló su presencia en un acto en la intendencia guaymallina aduciendo problemas de salud. Lo cierto es que en el nombre de un dolor de panza el gobernador electo gambeteó las fotos con Abraham antes de embarcarse por segunda vez desde las elecciones del 23 de octubre con rumbo a Buenos Aires.

En la Ciudad Autónoma y sus alrededores Pérez tiene una nutrida agenda con actos protocolares pero sobre todo con encuentros políticos que en muchos casos se mantendrán en secreto porque tienen como fondo la definición de los nombres y las estrategias con las que desembarcará el gobierno que viene en Mendoza. La figura clave para el armado estratégico de la administración Pérez es Diego Bossio, titular del ANSES, y ex asesor de Celso Jaque en el Congreso en la época de senador y, luego, en la Casa de Gobierno, en el primer tramo de la gestión que culmina el 9 de diciembre.

Además de Bossio, estarán con Pérez algunos dirigentes y técnicos del sector político de la Casa Rosada que comanda Juan Manuel Abal Medina, secretario de Comunicación Pública del Gobierno. Lo que no se pudo confirmar a través de fuentes cercanas al mandatario electo es si en la agenda de encuentros de carácter político habrá espacio para un cruce cara a cara con el asesor presidencial Juan Carlos Mazzón, mandamás del sector azul del peronismo mendocino y figura determinante para que Paco Pérez fuera el candidato del consenso del Frente para la Victoria en Mendoza.

No se descarta que el gobernador electo tenga algún encuentro privado con el ministro de Economía, Amado Boudou, electo vicepresidente el 23 de octubre, entre el martes y el miércoles. Además de opinar sobre el armado político y técnico del próximo gobierno, Boudou tiene mucho para decir frente al próximo gobernador sobre el tema más urticante para la relación de Mendoza con las provincias de la región que tienen promoción industrial: el decreto 699 que prorroga los beneficios impositivos para emprendimientos industriales en San Luis, San Juan, La Rioja y Catamarca.

En plena transición la pelea por la promoción industrial se recrudeció a partir de una amenaza de boicotear la economía mendocina por parte de los líderes cegetistas de las provincias promocionadas. Pérez quiere desactivar antes de asumir la mayor cantidad de conflictos que arrastra la gestión Jaque, entre los que sobresale la pelea con las provincias beneficiadas por el decreto 699 de Cristina Fernández.

En la Casa Rosada ya les avisaron a los gobernadores que están en esta disputa que resuelvan entre ellos las diferencias que quedaron expuestas al conocerse la extensión por 15 años de la promoción industrial que nació en 1979. En campaña, Boudou les prometió a los empresarios de la Cámara de Comercio de San Rafael, promotores de una acción judicial que mantiene suspendida la aplicación del decreto 699, una solución al tema sin perjudicar los intereses de los hombres de negocios del Sur provincial.

Al finalizar su estadía en Buenos Aires Pérez planea seguir recorriendo el país. Por eso está en dudas si el miércoles en la tarde va a regresar a Mendoza o si directamente volará hacia otro sitio. La información del entorno del mandatario electo señala que irá a alguna provincia pero no precisa a cuál.

La semana pasada, Pérez anticipó que visitaría al mandatario de La Rioja, Luis Beder Herrera, para avanzar con él en alguna variante que solucione el conflicto por la promoción industrial. Ese cónclave se concretaría entre el jueves y el viernes, de no mediar impedimentos de agenda de último momento o acciones políticas que modifiquen el escenario.

Fútbol y diplomacia en Buenos Aires

 El gobernador electo prevé viajar este martes en la mañana a Buenos Aires, adonde tiene agendadas dos citas protocolares. El mismo día del arribo Pérez participará de una recepción en la sede de la Embajada

de Chile en la Ciudad de Buenos Aires, un acto al que fue invitado por la diplomacia trasandina en el país.

 El miércoles en la tarde, el gobernador que viene estará junto a las responsables de la empresa Torneos y Competencia en el lanzamiento oficial de los torneos de fútbol del verano. Tanto la recepción en la Embajada como la participación en el anuncio formal del clásico Boca-River para el verano mendocino entusiasman a Pérez, pero la tensión de las horas en Buenos Aires estará centrada en la definición final de las líneas con las que arrancará el gobierno y de los nombres que ejecutarán la estrategia.

 Lo más preocupante para la gestión del primer año, según evalúa el gobernador electo y su equipo, es el nivel del déficit presupuestario que necesario para hacer un primer tramo de gobierno sin recortes de partidas. Por eso, además de consensuar nombres de ministros con sus aliados en la Casa Rosada, Pérez planea conseguir compromisos en los altos mandos del Gobierno Nacional para financiar sus primeros pasos como mandatario en Mendoza.
 

Comentarios