País
Sábado 13 de Mayo de 2017

Barrick Gold intenta apartar nuevamente a Casanello cuando el juez se prepara para cerrar la mina

Tras el primer derrame de un millón de litros de agua cianudrada en septiembre de 2015, Casanello comenzó a investigar la presunta responsabilidad de funcionarios provinciales y federales ante la falta de control.

La empresa Barrick Gold intenta contra reloj apartar al juez federal Sebastián Casanello, que se encamina a cerrar los emprendimientos mineros "El Veladero" y "Lama", en la provincia de San Juan, a raíz de la contaminación y la violación de la ley de glaciares que ejerce la firma.

En la semana, Fernando Hugo Giannoni, presidente de Barrick Gold, presentó un escrito en el que intenta la nulidad de toda la causa que tiene en su poder el juez Casanello, quien ya adelantó, con la prueba que colectó, que los sucesivos derrames de productos contaminantes por parte de la empresa "obligan a considerar de modo definitivo su cierre".

Tras el primer derrame de un millón de litros de agua cianudrada en septiembre de 2015, Casanello comenzó a investigar la presunta responsabilidad de funcionarios provinciales y federales ante la falta de control de la actividad de la mina, algo que quedó en evidencia cuando se suscitaron otros dos acontecimientos similares.

No obstante, abruptamente la Corte Suprema de Justicia le quitó este año la causa a Casanello al considerar que debía investigarse por una cuestión de competencia en el juzgado de Jáchal, San Juan. En el juzgado provincial la causa está paralizada, en tanto que la Asamblea "Jáchal No Se Toca" volvió a presentarse ante el juez federal ampliando la denuncia original, pues entendió que la Barrick Gold podía estar violando la ley de protección de zonas glaciares y pre glaciares, delito federal.

"La producción de eventos contaminantes, no uno sino varios, obliga a considerar de modo definitivo su cierre pues son los hechos en su más cruda realidad lo que demuestran que las medidas de prevención fracasaron y los pronósticos fueron equivocados", consideró el magistrado en una resolución de principios de abril.

Ante un final que parece inevitable, la empresa ahora cuestiona la nueva intervención de Casanello a quien le recuerdan que la Corte en la otra causa había dicho que es competencia del juzgado provincial, con lo cual consideran su actuación como un "alzamiento" hacia el Alto Tribunal.

"Dicho alzamiento lo pondremos en conocimiento del Alto Tribunal", avisó la empresa en el escrito que cuenta con el patrocinio del penalista León Carlos Arslanián, que llamativamente figura como abogado de la empresa y también lo es, en otra causa, de activistas de Greenpace sobre quienes pesa un pedido de extradición de Perú.

Por último, Barrick Gold cuestiona la imparcialidad de Casanello por considerar que los denunciantes lo eligieron "a dedo" al haber ampliado la denuncia por la violación de la ley glaciares ante su juzgado, en lugar de hacer una presentación ante la Cámara Federal y que ésta sortee un nuevo magistrado a intervenir. Lo cierto es que el de la empresa es un pedido desesperado pues en el escrito lo admite.

"Ya tiene pre concebida la decisión de disponer el cese definitivo de la actividad, es decir, la máxima sanción prevista por el ordenamiento legal". Ahora, Casanello debe resolver el planteo de nulidad pero primero pidió opinión a todas las partes, entre ellas la querella y la fiscalía.

Comentarios