País
Viernes 02 de Junio de 2017

Detuvieron a un sicario que ejecutó a una mujer por denunciar a narco

Tiene 19 años y está acusado de ser uno de los asesinos de una mujer que se oponía a que un narco de la Villa 31, de Buenos Aires, tuviese una relación con su hija de 11 años.

Un ciudadano paraguayo de 19 años fue detenido en las últimas horas acusado de haber sido uno de los sicarios que mató a una mujer que se oponía a que un hombre que vende drogas en la Villa 31 mantuviera una relación amorosa con su hija de 11 años.

Se trata de Francisco Ramón Martínez López, de 19 años, un ciudadano paraguayo que estaba prófugo por el homicidio de Serafina López Giménez, de 33, cometido en noviembre de 2014.

El acusado de sicario fue detenido este jueves por personal de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal Argentina (PFA) en un pasaje interno de la manzana 102 de la villa 31 Bis del barrio porteño de Retiro, según informó el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Las tareas de inteligencia criminal situaban al sospechoso en la provincia de Chubut, donde una tía le había dado protección, pero, a raíz de una denuncia por abuso sexual, huyó de Comodoro Rivadavia y volvió a la Capital Federal, publica un matutino porteño.

Con esa información, los efectivos de PFA profundizaron la pesquisa mediante seguimientos controlados, escuchas telefónicas, entrecruzamiento de datos y registros audiovisuales hasta que finalmente fue capturado.

Al momento de la detención, Martínez López se desvaneció, por lo que fue trasladado al Hospital Rivadavia, donde fue atendido por los médicos que le dieron el alta y luego quedó alojado en la Unidad 29 del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

"Con esta detención cerramos el círculo sobre una organización criminal muy peligrosa. Trabajamos para que todos aquellos que cometieron un delito rindan cuentas ante la Justicia", aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Por el crimen ya habían sido arrestados Cosme Damián Báez Brizuela, de 31 años, alias "Roni", señalado como autor intelectual; y tres cómplices: Alex Daniel Acosta Toledo, alias "Pirañita"; la hija mayor de la víctima, que al momento del hecho tenía 16 años; y Thalía Daiana Pereira Rua, novia de quien permanecía prófugo.

Los investigadores establecieron que "Roni" tenía un pedido de captura en Paraguay por homicidio y que en la villa 31 era conocido por vender drogas.

La mujer se opuso a que este hombre saliera con su hija menor, que por ese entonces tenía 11 años, e incluso lo denunció por "violación", por lo que Báez la amenazó con matarla si no retiraba la denuncia, pero la mujer nunca lo hizo.

La chica, que actualmente tiene 14 años, y su hermana permitieron el 14 de noviembre de 2014 que los sicarios ingresaran a su vivienda para matar a su madre de un balazo en la cabeza mientras dormía. La hija menor fue declarada "inimputable" y la mayor quedó detenida junto al resto de la organización.