País
Sábado 11 de Marzo de 2017

La Iglesia católica se metió en el conflicto docente y salió en defensa del Gobierno

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, cuestionó hoy el paro docente, señaló que la razón de fondo "es ideológica" y agregó que mantiene de rehenes a cuatro millones y medio de niños"

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, cuestionó hoy el paro docente, señaló que la razón de fondo "es ideológica", agregó que mantiene de rehenes a cuatro millones y medio de niños" y pidió que "las familias tendrían que manifestarse" y "exigir a los gremialistas" que la clases "tienen que empezar el día que tienen que empezar'.

"Lo que ocurre es esto y lo digo con todo respeto: los sindicatos docentes utilizan en su relación con el poder un esquema que es de tipo dialéctico, de enfrentamiento, de lucha, cuyo origen ideológico es bien conocido" dijo sobre el tema a través de su programa de esta mañana en canal 9.

"No viene al caso examinarlo ahora. Es un esquema de poder en todo caso, y las víctimas son los niños", agregó.

"Los niños, los escolares bonaerenses no tienen por qué verse privados de las clases. Llama la atención la pasividad de las familias, que tendrían que manifestarse con toda claridad para exigir a los gremialistas: 'no señores, acá las clases tienen que empezar el día que tienen que empezar'", se explayó.

Allí agregó que "en otros países se protesta de otra manera. Por ejemplo, se protesta trabajando más horas de las debidas o poniéndose una vincha en la cabeza, con una leyenda sobre el reclamo o lo que fuere, pero no está bien dejar a los chicos sin clases".

"No niego que haya razones para reclamar, pero la razón del paro es ideológica en el fondo", acotó.

Tras resaltar que se había formado en la escuela pública, Aguer dijo que recordaba "el nombre de todas mis maestras" pero "no recuerdo que nunca haya habido un paro".

El arzobispo platense lamentó que con las huelgas de la semana pasada y las anunciadas para la próxima "vemos que los sindicatos de la Provincia de Buenos Aires mantienen de rehenes a cuatro millones y medio de niños bonaerenses".

Comentarios