País
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Una beba está grave tras ingerir orina, yuyos y agua sucia

A más de una semana de que la nena ingresara al hospital de Lamarque, de donde fue derivada de urgencia a General Roca, todavía no se tienen certezas sobre lo sucedido.

Una beba de un mes y medio está internada en la ciudad rionegrina de General Roca con un grave cuadro de parálisis similar al que ocasiona el botulismo tras ingerir un raro brebaje y agua sucia.

A más de una semana de que la nena ingresara al hospital de Lamarque, de donde fue derivada de urgencia a General Roca, todavía no se tienen certezas sobre lo sucedido.

Se investigan dos posibles causas: botulismo, por la ingesta de líquidos dados por la familia, supuestamente para "curarle" un dolor de panza y la posibilidad de intoxicación por inhalar humo de un incendio en su humilde vivienda.

La directora del hospital de Lamarque, Inés Vidal, confirmó que la beba seguía grave.

En tanto, desde Desarrollo Social municipal se empezó a asistir a la familia compuesta por diez personas, que vive en una casa precaria sobre la calle Urquiza en el barrio "La Tablada", de la localidad Lamarque.

La familia no tiene agua potable ni gas natural y sólo cuentan con el servicio de energía eléctrica.

Allí la mayoría de las casas son humildes y las levantaron con maderas cantoneras.

La pequeña presentaba un cuadro de parálisis grave y fue atendida en centros asistenciales del Valle Medio.

Ante la gravedad del cuadro, se la derivó a la Clínica Juan XXIII de Roca.

"Esto surgió cuando desde el hospital de Lamarque se denuncia la semana pasada un caso sospechoso de botulismo. Se deriva a la beba al Alto Valle. Y entra como ficha de investigación de caso de parálisis aguda flácida", explicaron fuentes de salud pública.

La familia de origen boliviano, indicó que como "tenía dolor de panza", a la pequeña le dieron de beber orina de un familiar y también un brebaje compuesto por jugo de limón, aceite, perejil y yuyos picados.

Las fuentes del área de salud pública agregaron que la abuela de la beba contó que también le dieron de beber agua de la bañera en la que la aseaban.

Describieron la situación como "un problema cultural y de educación".

Según publicó el diario Río Negro, los agentes sanitarios constataron que en la humilde casa viven 10 personas y había almacenados varios elementos peligrosos, entre ellos: agroquímicos y cables que recolectaban.

"La vivienda se quemó hace un tiempo y la señora entrevistada dijo que su marido juntaba cables, y que al quemarse, el humo tóxico ingreso a la casa. Pero también había productos agroquímicos. No sabemos si la beba aspiró algo de eso", sostuvo la fuente.

En la casa viven varios niños y se notificó a la Municipalidad para que tome intervención.