Política
Viernes 02 de Septiembre de 2011

Partida presupuestaria especial para el tratamiento del autismo

La iniciativa del diputado demócrata Anibal Ríos es para que se incorpore al presupusto del año que viene $1.000.000.

Obtuvo media sanción un proyecto de ley de Aníbal Ríos (PD) por el cual se crea una partida especial en el Presupuesto provincial 2012, denominada “Programa de tratamiento de trastornos generales de conducta” (autismo), dentro del Ministerio de Salud.

Por lo tanto se destinará a dicha partida la suma de un millón de pesos para el desarrollo de dicho programa.
El autismo es una perturbación grave y generalizada de varias áreas del desarrollo; habilidades para la interacción social; habilidades para la comunicación o la presencia de comportamientos, intereses y actividades estereotipadas. Los niños con Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) suelen ser bebés irritables, llorones, en la lactancia no existe reciprocidad, en los niños más grandes su lenguaje puede ser abundante y sofisticado en tercera persona. Son estructurados en exceso y poseen una alta capacidad de memoria.

Los pacientes con trastornos generalizados del desarrollo (TGD) tienen en común una asociación de síntomas conocida con el nombre de "tríada de Wing", el nombre corresponde a la investigadora inglesa que probó mediante un estudio clínico y estadístico que esta asociación de tres categorías de síntomas aparecía más a menudo de la simple casualidad porque se trataba, en efecto, de un síndrome (grupo de síntomas que actúan en conjunto). Los mismos son: trastornos de la comunicación verbal y no verbal, trastornos de las relaciones sociales y centros de interés restringidos y/o conductas repetitivas.

La severidad de los síntomas varía de una persona a otra (de ahí la subdivisión actual en 6 categorías). Es variable en el transcurso de la vida, con una relativa tendencia espontánea a la mejora incluso en ausencia de una responsabilidad educativa específica, pero esta evolución espontánea favorable sigue en general siendo muy modesta salvo en las formas menos severas, y excluyendo el síndrome de Rett cuya evolución neurológica es particular.

Los niños que padecen esta enfermedad deben ser sometidos a un tratamiento de terapia conductual y cognitiva, que a lo largo de la historia del autismo es la que mejor resultados ha arrojado en niños pequeños.

La Terapia Conductual puede definirse como: "la aplicación sistemática de los principios y técnicas del aprendizaje en la modificación de la conducta humana".

Para aplicar esta terapia los niños deben reunir una serie de condiciones y que el terapeuta debe tener presente. Es indispensable tener una impresión diagnóstica del paciente: los niños debe ser visto por un neurólogo y valorado por un psicólogo de manera tal que se conozcan las necesidades a tratar.

Asimismo cada niño es un individuo único: es semejante a los demás en muchos aspectos y diferente a la vez en todos ellos, por ende las necesidades, avances y logros son también individuales y nunca deben ser comparados con otros niños. No existen terapias universales: Cada niño requiere terapias específicas a sus necesidades y sus avances serán conforme a sus capacidades. Ningún programa, por bien diseñado que esté, funcionará igual en todos los niños. La programación debe basarse en las necesidades individuales del niño y para cada uno es diferente.

También debe tenerse en cuenta el ambiente que rodea al niño: el escenario conductual debe ser adecuado a las necesidades y características de cada niño, el cual debe estar libre de ruidos y distracciones, sin televisión prendida, sin imágenes en las paredes que puedan distraer su atención. La salud del niño es importante, su estado físico debe ser tenido en cuenta diariamente, ya que se trata de una variable que influye fuertemente en el desempeño del paciente. Un niño enfermo o cansado siempre bajará su rendimiento.

En tanto, el terapeuta deberá involucrar a los padres y maestros en el tratamiento del niño. De nada sirven las horas de trabajo durante la semana si luego se deja libre al niño. Se debe tener el acercamiento constante y la comunicación entre todos aquellos que interactúen en el desarrollo del niño.

Comentarios