San Rafael
Domingo 04 de Septiembre de 2011

Piden investigar la muerte de una embarazada y su bebé

La familia de Romina Oga le solicitó a su letrado que presentara una denuncia penal para, si es necesario, iniciar una causa tras la autopsia. .

El domingo 13 a la madrugada ingresó a la guardia del hospital Schestakow Romina Oga, que estaba embarazada de 24 semanas.
Allí fue atendida por un médico clínico que le recetó un remedio para dolores estomacales, le colocaron una inyección y le dieron el alta.

La mujer volvió a su casa y por la tarde regresó al hospital porque tenía convulsiones y manaba sangre de su boca.

Apenas la trasladó la ambulancia, los médicos le avisaron al esposo, Eduardo Cruzate, que había que hacer una cesárea para anticipar el nacimiento del bebé.

Después de 20 minutos , uno de los profesionales que intervinieron en la cirugía le avisó al marido que “la criatura había muerto y que Romina tenía muerte cerebral”, según señaló Cruzate.

Oga fue trasladada a la unidad de terapia intensiva y el lunes falleció a las 14.40.

La noticia provocó entre los familiares una serie de sospechas, sobre todo en la madre de Cruzate, que aseguró que “la inyección que le aplicaron le cortó las contracciones porque Romina no tenía dolores estomacales sino que estaba por tener a su hijo”.

Para la familia de los Oga se trató de una negligencia médica, por eso llamaron a su abogado, Raúl Corvalán, y juntos decidieron ingresar un escrito en tribunales solicitando que “la autopsia la realice el Cuerpo Médico Forense y pidiendo intervención del juez para que inicie la investigación del caso”.

La denuncia ingresó en la Segunda Fiscalía Penal de Menores, a cargo de Alejandra Becerra, que procedió a librar a un oficio para que se haga lugar la petición.

Al respecto Corvalán aclaró que “pedimos que se inicie una investigación para que se determine si hubo o no negligencia médica”.

Esa averiguación tiene un plazo de tres meses y según el letrado, Becerra deberá evaluar si hay pruebas suficientes para imputar a alguien y luego determinará si la causa pasa a un juzgado de instrucción”.

La familia de la víctima está convencida de que se trata de una mala praxis porque Romina tenía contracciones y el médico que la atendió no se dio cuenta de esto y le recetó un remedio que le hizo subir la presión y que le ocasionó la muerte a ambos, según dijo la madre, Rosa Villavicencio.

Desde el hospital Schestakow una fuente confiable señaló que “es la primera muerte en dos años en el área de maternidad”.

El esposo de Romina se constituirá en querellante en caso de que Alejandra Becerra resuelva que existe un delito, pero todo dependerá del informe de la autopsia.

El abogado Corvalán no descartó “una necropsia si el informe determina que hubo muerte natural.

La madre del esposo, que acompañó todo el tiempo a Romina, expresó que “la esposa de mi hijo tuvo su primer bebé a los ocho meses y nunca tuvo problemas de presión, después de la inyección la presión le subió y estoy segura de que le cortó las contracciones”.

Por su parte el viudo recordó que “Romina se hizo todas las ecografías en este hospital y nunca tuvo problemas con el embarazo”.

Con estos antecedentes la madre de la fallecida no entiende qué pasó con su hija y su nieto y exigió una investigación pormenorizada del caso.

Villavicencio dijo que “mi hija era una persona sana, nunca tuvo complicaciones durante el embarazo y me la entregaron en un cajón”.

Si bien por ahora no hay culpables y tampoco se puede aseverar que hubo mala praxis o una negligencia médica, los familiares insisten en que “se debe investigar porque esta muerte no tiene explicación alguna, no podemos entender cómo no la dejaron internada cuando fue por primera vez al hospital”.

El abogado acompañó esta reflexión y aclaró que “no se formalizó ninguna acusación contra nadie, eso lo deberá hacer el juez cuando tenga los resultados de la autopsia”,

Corvalán también mencionó que “hubo mucha gente que estuvo en el hospital el día lunes y pudo visitar a Romina”,

Estos amigos aseguraron que “Romina estaba mejorando y después de unas horas nos dijeron que había muerto, por eso no entendemos nada y queremos que se haga justicia”.

Comentarios