Espectáculos
Domingo 11 de Diciembre de 2011

Pintos "re-evolucionado"

Selva Florencia Manzur
uno_mendoza@diariouno.net.ar

El año que está por terminar es uno que Abel Pintos recordará siempre. En 2011 su disco Re-evolución lo consolidó como el artista popular que siempre quiso ser, lo llevó a recorrer el país de punta a punta, le dio un Gardel y su primer disco de platino.

Pero lo más interesante que tiene este joven de 27 años es que el éxito no se le sube a la cabeza. Cada vez que aparece, lo hace con la misma humildad que mostraba cuando recién empezó. Eso sí, hace un tiempo se cambió el look y optó por uno que lo favorece más: clásico y cool a la vez, pero sin perder ese rasgo de “pibe de barrio” que tanto le gusta a sus fans.

Meses después de llenar el auditorio Bustelo, Pintos vuelve a Mendoza para presentar un show diferente, en el que promete cantar canciones que hace tiempo no tocaba y que servirá como modelo para lo que será su gira por los festivales de verano.

–Volvés a Mendoza con un Gardel bajo el brazo...
–Estoy muy feliz, paso por un momento muy bueno en mi vida. Literalmente, la música es mi vida, no me dedico a nada más. Es mi carrera y la vida que elegí, no hago otra cosa, por eso que me vaya bien con un disco tiene una connotación espiritual para mí, porque me va bien con lo que proyecto para mi vida.

–¿Te genera ansiedad pensar en cómo superar el éxito de este disco?
–No, porque nunca tuve miedo en reconocer cuando una etapa llega a su fin, y prefiero dejarlo en ese lugar y empezar una nueva. Siempre respeté los ciclos de la vida, sé cuando llega el momento óptimo para dejar algo y no exprimirlo hasta el final. No me asusta en lo absoluto. Cada disco tiene que ver con una etapa de mi vida y lo que me está pasando en lo personal. Pensar en un disco nuevo me estimula, pensar en cuándo es el momento en el que me agarra la necesidad de empezar algo nuevo, porque quiere decir que me espera una nueva etapa.

–¿Cómo surgen tus canciones?
–Todavía escribo mucho desde la intuición; si bien siempre es algo intuitivo escribir, yo soy especialmente intuitivo. Todavía escribo mucho sobre lo que me pasa, todo lo que me conmueva es bastante probable que sea un buen tema de conversación para una canción. Recién con este disco empecé a agarrar temas sueltos o ideas para hacer una canción. Por eso, hay una canción que se llama Solo, que en realidad era una idea para un libro y decidí resumirla en cuatro minutos en una canción. Los cortes de difusión, sí son sobre cosas que me han pasado.

– ¿Te imaginás un día en el que te consideren un cantante melódico y no folclórico?
–No me preocupa el tema de los géneros, yo no pretendo cambiar al folclore, yo hago mi versión. Eso tiene mucho que ver con incluir otros géneros en mi música.

–¿No sentís una obligación de poner folclore en tus discos?
–Es que es una cuestión de conceptos. El folclore y la tradición son cosas distintas. Bajo qué género no me interesa, porque pretendo ser un artista popular y los artistas populares tocan todos los géneros. León Gieco canta tango, rock, folclore. Lo importante es que su mensaje identifica al pueblo, que es quien lo escucha y eso es lo que persigo, no busco ser referente de un género en particular.

–Hiciste más de 140 recitales en 2011. ¿No te cansaste de la ruta?
–Al contrario, me cuesta parar. Mucha gente a mi alrededor me pide que me tome un descanso, pero me cuesta mucho porque cuando descanso de los conciertos tengo que ponerme en otro papel. Estar sin cantar no es mi papel en la vida.

–Y en tus días libres, ¿qué hacés?
–Entreno a la mañana, salgo a correr, tomo clases de canto y de piano, de idiomas también, voy al gimnasio y después estoy con mis amigos.

–Cuando viniste la última vez, tus fans mendocinas te sorprendieron con una coreografía, ¿cómo lo viviste?
–Fue hermoso porque eran miles de personas bailando igual y no entendía nada. Fue muy emotivo y confirmó que con mi público compartimos mucho en los shows, porque muchas de las sensaciones que vivo tienen que ver con el público y sobre cómo ellos viven el concierto. Es precioso salir a compartir tu vida.

–¿Cómo son los minutos previos a salir a escena? ¿Cómo te preparás?
–Tengo un momento de preparación técnica muy largo y después me doy un momento de introspección y de poder ponerme en contacto con toda la parte más sensible, con el alma y con todo lo que es el motor de lo que va a pasar después. No son cábalas, sólo concentrarme en mí mismo.

–¿Te han propuesto actuar?
–Sí, algunas veces, pero no me sentí preparado. Hace dos años que vengo amagando con tomar clases de teatro, pero no tengo el tiempo. Me gustaría, me atrae y me gusta mucho el teatro y el cine.

–Leí que te gusta el heavy metal, ¿qué música escuchás?
–De todos los géneros musicales que conozco me gusta un exponente. Me gusta mucho el rock, ahora lo que más estoy escuchando es Foo Fighters, Arctic Monkeys y TV On the Radio, porque son tres de las bandas que voy a ver en el Quilmes Rock. Me gusta un poco de todo.

–¿Estás soltero?
–Sí. Más que soltero, estoy suelto (risas).

–No es el mejor momento para estar de novio…
–¡No! (risas).

Abel Pintos en Mendoza
Hora y lugar: este lunes, a las 21.30, en el Bustelo (Virgen del Carmen de Cuyo 610, Ciudad).

Entradas: $100, $130, $160 y $200, en la boletería y Tarjeta Nevada.

Comentarios