Mendoza
Miércoles 01 de Febrero de 2017

Planean recortar a la mitad servicios extras de policías

El director general de la fuerza, Roberto Munives, adelantó que de los 60 que se permiten hoy podrían quedar 35. Prohibirán por ley que se saquen cupos de recargo en las últimas 12 horas de descanso previas a la guardia

El servicio extraordinario es para el policía mendocino un ingreso tanto o más importante que su propio sueldo. Esas horas que presta a entidades públicas o privadas (bancos, espectáculos, etc.) durante sus francos se miden en cupos de 4 horas que hoy se pagan $440,36 cada uno y por ley se les permite hacer 60 al mes.

Por tanto, el efectivo que haga el máximo embolsará algo así como $26.421, mucho más de lo que gana como auxiliar (unos $15.000) o incluso como oficial (cerca de $17.000).

Tal vez esto explique que varios uniformados se preocupen más por esos servicios –en varios casos superando el máximo– que por su labor como policía y terminen llegando dormidos a cumplir con sus guardias, o incluso superpongan ambos trabajos, situaciones que son más habituales de lo que se conoce.

Sólo por citar un ejemplo, hace poco se detectó a un agente que había sacado en un mes 97 servicios extraordinarios, que suponen 388 horas de trabajo. Si a eso se sumaran las que debió cumplir como policía, ese efectivo no debió dormir ese mes.

Hay que decir también que en algunas ocasiones el "negocio" de los servicios extraordinarios contó con la complicidad de ciertos comisarios. Algunos de ellos fueron sancionados por la Inspección General de Seguridad y pasaron a pasiva tras haber embolsado con esto unos $10 millones.

Limitar los abusos
Para ponerle coto a estos abusos, y de paso mejorar el sistema, desde el Ministerio de Seguridad buscarán modificar la ley de servicios extraordinarios, recortando la cantidad máxima a la mitad y los tiempos en que cada policía pueda hacerlos.

El proyecto que toma forma en el edificio de calle Salta de Godoy Cruz llegará en breve a la Legislatura, en donde podría convertirse en ley sin mayores problemas por la mayoría oficial en ambas cámaras. Sin embargo, en la "tropa", como llaman los mismo comisarios a los policías, la noticia anticipa una rebelión de la "familia policial", ya que –dicen por lo bajo los uniformados– esto es "tocarle el bolsillo a la gente".

"Hoy nos hemos reunido con todo el gabinete de Seguridad para dar una respuesta a esto. Entre lo que se va a regular va a ser obligatorio que el personal policial no saque servicios extraordinarios durante las últimas 12 horas del descanso. Porque si se saca durante ese tiempo, está condicionado a no cumplir o llegar cansado a cumplir con su servicio ordinario", asumió en el programa Algo Personal de Nihuil, el director general de la Policía, comisario Roberto Munives.

El jefe policial confirmó el plan de recortar los cupos de servicios extraordinarios que pueda hacer cada efectivo: "La cantidad de servicios debe ser acorde a la cantidad horaria de trabajo. Tiene que tener un tope coherente: entre los 25 o 35 cupos. Porque si uno le dice a un policía que puede sacar 60 períodos de servicios extraordinarios; físicamente eso no es posible ni coherente porque nosotros estamos regulando la cantidad de horas de trabajo de servicio ordinario. Estamos llevando a que ese hombre no duerma, o en el peor de los casos estamos presionando a un grado de irregularidad. Si usted hace superponer los servicios ordinarios con los extraordinarios, físicamente no es posible cumplir con ambos".

Si bien el proyecto sigue recibiendo modificaciones, "para regular sin perjudicar al personal"–aseguran desde Seguridad– ayer trascendió que una de las medidas para mitigar el impacto económico que sufrirán los policías cuando se recorten los servicios a la mitad, será subir el monto que se paga hoy por ese servicio a $600.

Comentarios