País
Domingo 26 de Abril de 2015

Polémica en Rosario: un nene de cuatro años vomitó en un restorán y el padre fue obligado a limpiar el baño

El incidente se registró en un restorán, cuando el hijo del denunciante, de cuatro años se atragantó con una papa frita y vomitó en el baño.

Un lector del diario rosarino La Capital denunció a través de Facebook una extraña situación que vivió en un local de comida rápida de esa ciudad.
El incidente se registró en un restorán, cuando el hijo del denunciante, de cuatro años se atragantó con una papa frita y vomitó en el baño. El encargado del local le dijo al comensal que no tenían personal para hacer la limpieza de los sanitarios y le exigió que se haga cargo de la tarea, para lo cual le dejó un balde, trapo de piso y guantes.
Todo ocurrió la noche del jueves pasado, cerca de las 22. M.M denunció en las redes sociales a los responsables de "Wilfredo", local al que acudió con su señora e hijos de 8 y 4 años.
"Empezamos a comer —relató— y mi hijo menor de 4 años se atragantó con una papa frita y me dijo que quería vomitar. Salí apurado con mi hijo para que no vomite en el salón entra medio de las mesas y al cruzar la puerta del baño mi hijo no aguanta mas y devuelve la comida".
Luego el denunciante contó que "el encargado del lugar y dos mozas que se encontraban en el lugar nos dijeron que nos quedemos tranquilos. Le limpié la carita a mi hijo y me retiré nuevamente a la mesa agradeciendo la comprensión de la situación al personal del bar".
Sin embargo, ya de nuevo en la mesa, "se acercó el supuesto encargado y me dijo que el lugar no contaba con servicio de limpieza para los baños y (me indicó) que vaya a limpiarlo. En se momento me tomó por sorpresa y accedí a ir a limpiarlo".
Al llegar al baño le dieron "un balde, trapo de piso y un par de guantes de látex para que no me ensucie, me dejaron y se fueron. Limpié el baño y me dije: 'Estoy pagando un servicio de atención y un plato de comida (lo cual no son para nada baratos) y ¿ni siquiera tiene personal para poder limpiar un lugar tan fundamental como el baño ante un accidente?'".
En ese marco el lector se preguntó: "¿Quién limpia el baño durante el transcurso de la noche si es que no hay personal para realizar esa tarea? ¿Será que no se limpia?".
Al exponer su indignación, el cliente se hizo escuchar por el resto de las personas que estaban en el lugar. "La gente no salía de su asombro, es más hubo una mesa de dos mujeres que se pusieron a discutir con una moza que trataba de justificar la acción que el encargado había hecho", sumó.
Cuando se retiraba del local y quiso pagar, el encargado del resto bar no lo dejó abonar la cuenta "dado que se había dado cuenta de la flor de macana que se había mandado", cerró.
Fuente: La Capital
 

Comentarios