Policiales
Martes 26 de Septiembre de 2017

Un testigo y el olfato de los perros fueron las claves para detener a dos personas

Están demoradas en Investigaciones. Uno es vecino de los panaderos.

Un testigo y el olfato de los perros fueron la clave para detener a dos hombres que habrían merodeado la casa de la pareja asesinada.

Es que estos dos hombres, uno de ellos vecino de los panaderos y otro que vive en calle Pedro Vargas habrían sido vistos durante la madrugada del domingo cerca del domicilio del panadero ubicado en Gutiérrez 1523 donde fueron hallados los cadáveres de Miguel Angel Scalia y Liliana Balmaceda.
El resto del trabajo lo realizó la perra Coni que presta servicios en la división Canes de la Policía. La perra olfateó los rastros que dejaron los presuntos asesinos en una de las paredes de la vivienda y una pisada en el exterior de la misma.
La perra siguió el rastro hasta la casa de un vecino y allí se detuvo a uno de los sospechosos. Luego rumbeó hacia otro domicilio ubicado sobre Pedro Vargas a unas cinco cuadras donde ocurrió el asesinato.
En ese contexto, personal de Investigaciones montó guardia por los alrededores y detuvo al segundo sospechoso cuando regresaba a su casa.
Ambos por orden de la fiscal Andrea Rossi quedaron demorados en Investigaciones y serán indagados en las próximas horas. Allí se resolverá si son imputados o no en la causa que investiga el doble crimen.
Lo cierto es que peritos de Policía Científica de la provincia viajaron desde Mendoza para colaborar en la investigación. La casa donde vivía la pareja quedó con consigna policial y este martes continuarían las pericias en el lugar de los hechos.
Por ahora la hipótesis más firme es la de un robo seguido de muerte. Aparentemente en el terreno de las hipótesis el primero en morir fue Scalia y luego su mujer que ofreció resistencia a los asesinos.
El dormitorio de la pareja estaba todo desordenado y los cuerpos estaba tirados en el suelo, el del hombre en un pasillo y el de la mujer en la cocina. Ambos con signos de haber sido golpeados con algún elemento contundente y cortes a la altura del cuello.

Comentarios