San Rafael
Domingo 26 de Junio de 2016

Por abusar de las hijastras juzgarán a un hombre que ya fue condenado por un delito similar

El acusado de 52 años estuvo en la cárcel en Neuquén por un hecho parecido. El juicio comenzará este lunes y se estima que puede durar por lo menos tres días.

Un hombre de 52 años será juzgado a partir de este lunes por abuso sexual con acceso carnal agravado contra una adolescente de 15 años y abuso sexual contra su hermana de 16 y coacción agravada en perjuicio de las chicas y su madre que era su concubina.
Los aberrantes hechos se sucedieron en la ciudad de Malargüe entre los años 2013 y 2015 cuando el acusado abusó primero de la menor de 15 años y luego de su hermana, quienes le confesaron a su madre, delante del hombre, lo que había sucedido.
La confesión ocurrió en el domicilio que compartía la ex pareja con las dos jovencitas. Esta situación violentó al acusado que el 25 de junio de 2015 negó la acusación frente a su ex concubina, a quien zamarreó y amenazó con un cuchillo cuando ésta intentó salir del domicilio.
En ese escenario, el imputado les exigió a las tres la entrega de sus celulares pero en un descuido una de las chicas escapó de la vivienda y se fue a la casa de un vecino para pedir auxilio.
El hombre fuera de sí volvió a amenazar a la madre de las chicas y le exigió que la fuera a buscar. Cuando la mujer traspasó la puerta principal se encontró con la Policía que detuvo  a su ex pareja que fue alojado en la Cárcel de San Rafael.
Los abusos
Los abusos comenzaron en 2013 en la casa que compartía la pareja. Allí, el hombre aprovechó la ausencia de su mujer que todas las mañanas iba a la escuela donde trabaja como docente.
Según consta en el expediente, el acusado comenzó con charlas relacionadas con temas sexuales y le habría dicho a la menor de las hermanas que “no iba a tener dolor cuando tuviera sexo con un hombre”.
Así empezaron los manoseos en la vagina de la joven hasta que, según la víctima, “hubo acceso carnal”. Fueron dos años de abusos no sólo con la menor de las hermanas sino también con la de 16 que se enteró de esta situación y también sufrió las consecuencias.
Es que el hombre, muy hábil con las palabras, la convenció para que se prestara al manoseo pero esta vez sin acceso carnal.
 La excusa del abusador era siempre  la misma, “te voy a preparar para que no haya dolor cuando tengas sexo con un hombre”. Fueron dos años de terror hasta que las hermanas se decidieron y lo enfrentaron delante de su mamá.
Pericias
Los peritos, según consta en el expediente judicial que se elevó a la Primera Cámara del Crimen, confirmaron en Cámara Gesell los relatos de las dos hermanas, quienes confesaron que “los abusos eran por las mañanas cuando su madre se iba al colegio”.
La menor mantuvo silencio hasta que la mayor se enteró y cayó también en la trampa. Es que un día la chica no fue al colegio y el hombre comenzó a charlar de temas sexuales hasta que concretó el manoseo.
Antecedentes
El abusador tiene antecedentes y una condena por hechos similares en Neuquén. Esto ocurrió entre los años 2003 y 2005 cuando abusó de otra menor aprovechando la convivencia con su madre.
Por ese delito fue condenado a 8 años de prisión y luego recuperó la libertad.  Se mudó de Neuquén a Malargüe donde conoció a otra mujer y repitió la historia con sus hijas.
En este marco trascendió que uno de los argumentos que sostuvo en principio la defensa estaba relacionado con una supuesta impotencia que tiene el abusador que habría sido operado del pene en el 2000.
Sin embargo la estrategia se derrumbó cuando surgió este antecedente en Neuquén que demostró una conducta perversa y repetitiva que ahora el fiscal Norberto Jamsech deberá probar en el juicio que comenzará este lunes.
Carátula
El juez de instrucción elevó la causa  por abuso sexual con acceso carnal por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente y reiterado delito continuado en perjuicio de la jovencita de 15 años y abuso sexual agravado por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente en perjuicio de la hermana de 16 años. Además se le sumó una causa por coacción agravada contra las dos jovencitas y la madre.
El juicio podría durar entre tres y cuatro días debido a las numerosas pruebas que hay en el expediente.
Marcelo Schmitt
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios