País
Lunes 27 de Julio de 2015

Por el aumento del salario mínimo, los presos ganan 46% más que los jubilados

El último incremento le representa al Servicio Penitenciario Federal un gasto adicional de 130 millones de pesos anuales.

El salario mínimo se elevó 18,5%, a $5.588 desde el 1 de agosto y se incrementará 10,5% más en enero, a $6.060.
Este primer tramo del aumento le representa al Servicio Penitenciario Federal un gasto adicional de $130 millones anuales que se los gira Economía. Pero una parte de esos giros provienen de la Anses.
Cabe recordar que la jubilación mínima es de $3.821,33. Un preso gana 46% más que un jubilado.
El interno tiene, además, la ventaja de que ese salario lo disfruta íntegro porque la comida la aporta el SPF, igual que la luz, el gas y los servicios de salud y educación.
En 2012 el salario mínimo se extendió a casi todos los presos, aún a los que no trabajaban. 
El salario mínimo se convirtió en un formidable estímulo a la economía informal.
El preso lo cobra en una cuenta sueldo o lo percibe algún familiar en efectivo. Se da el caso de que otorgan poderes para cobrar varios sueldos a gente indocumentada.
La actual gestión del SPF que ha intentado ordenar las cárceles, de hecho eliminó la superpoblación, se encuentra con este enorme poder que tienen los presos con dinero contante y sonante en sus bolsillos y con familiares que además reciben subsidios del Gobierno. La Argentina es el único lugar del mundo en que el preso es sostén de familia.

Comentarios