Política
Martes 06 de Diciembre de 2011

Por el escándalo en Bowen, proponen cambios en los exámenes psíquicos de la policía

Desde Alvear, el senador Armando Camerucci presentó un proyecto para modificar la Ley que regula la actividad policial. Pretende mayor periodicidad en las evaluaciones psicofísicas.

La situación de los policías implicados en el encubrimiento del accidente vial que protagonizó un auxiliar de la comisaría 46 de Bowen llegó a la Legislatura.

El senador radical Armando Camerucci estuvo en General Alvear para presentar desde el sur el proyecto de modificación de la Ley 6722 que consagra los deberes y derechos del personal policial.

El jefe del bloque radical en la Cámara Alta, pretende profundizar los aspectos psicológicos que figuran en la norma, entre ellos que los exámenes psicofísicos del personal policial se realicen con mayor periodicidad y se varíen los requisitos de aquellos efectivos que aspiren a una promoción.

Además solicitó rever los contenidos que se imparten a los cadetes en los institutos de formación.

“Lo que ocurrió en la comisaría de Alvear es la gota que rebalsó el vaso. Es el corolario de una serie de hechos desafortunados que incluyen suicidios, abusos y copiosas irregularidades, todos involucran al personal policial. Nos tenemos que plantear que clase de policías queremos”, sintetizó el senador, que llegó hasta el departamento en compañía de su par del bloque, el alvearense Walter Sáenz.

“Es un tema muy delicado lo que ocurrió en Bowen y que afecta al núcleo de la institución, porque estamos hablando de encubrimiento y varias cosas más”, dijo Sáenz, no obstante aseguró que no buscan hacer política con estas medidas “sino simplemente buscar consenso para encontrar soluciones” porque “con la seguridad no se hace política sino que tiene que ser una cuestión de Estado”, expresó.

Por ley, los efectivos deben someterse a una evaluación psicofísica para determinar el grado de aptitud que tienen para desempeñar esa función.

Para Camerucci los últimos hechos acaecidos que involucran a miembros de la fuerza, han demostrado que es preciso acortar los tiempos en que se efectúan los exámenes y “hacerlos obligatorios cada un año” y no con espacio de tres años como lo estipula la reglamentación actual.

La otra modificación importante a la normativa vigente abarca a los policías que vayan a ser promocionados.

En primer término, considera indispensable que antes del otorgamiento de un ascenso se tome en cuenta la capacitación, la eficiencia en la prestación del servicio y sobre todo, la aptitud psicofísica para desempeñar las funciones del cargo superior.

En segundo lugar, pretende rebajar de tres meses a 30 días la vigencia los exámenes psicológicos que un agente debe sortear para ser promocionado.

Dentro del paquete de medidas que propone el jefe de la bancada radical en el Senado, sugiere rever los contenidos que se suministran a los cadetes en los institutos de seguridad y reconsideran la distribución curricular ya que, según sostiene, hay mucho énfasis en los aspectos físicos y la instrucción académica pero poco en relación a la formación psicológica.
Si bien no está incluido dentro del proyecto, Camerucci dejó flotando la necesidad de analizar los pro y los contra de la flexibilización del ingreso a la policía.

“Desde hace tres años que venimos flexibilizando el ingreso por la falta de personal policial, pero esto que está sucediendo nos hace pensar si es bueno tener más policías, independiente de la calidad”.

Comentarios