San Rafael
Miércoles 23 de Noviembre de 2016

Por el testimonio de su hija cambió la carátula de la muerte de la docente Andrea García

Hay un imputado por el choque que le costó la vida a la docente el 5 de octubre en Rama Caída. Existe otro testigo del hecho.

La maniobra imprudente del conductor de una camioneta Ford color borravino habría sido la causa del accidente que le costó la vida el 5 de octubre a Andrea García (43), que la obligó a desviarse de la ruta y chocar contra un árbol.
Es que la hija de Andrea, Lucero Aravales, de 9 años, es la testigo clave del fatal accidente que le sucedió a la docente. Ella viajaba junto a su madre rumbo a la escuela Benedetto ubicada en el distrito de Rama Caída.
En el accidente la niña sufrió la fractura de la clavícula y traumatismos varios que obligaron su traslado al hospital Schestakow.
Sin embargo Lucero pudo ver lo que sucedió y se lo contó a su papá Rubén Aravales.
Apenas despertó en el hospital le dijo que "cuando salga de acá vamos a ir con vos y mamá a buscar al conductor de la camioneta roja".
Lucero se enteró después que su mamá había muerto.
La niña declaró en Cámara Gesell y su testimonio dio vuelta la causa que en principio estaba caratulada como averiguación muerte. Es que no había certezas de lo ocurrido y si bien la fiscal Florencia De Diego suponía que había un tercero involucrado, no tenía las pruebas para caratular el hecho como homicidio culposo.
La veracidad del testimonio de Lucero fue verificada por los peritos, quienes confirmaron que "la niña no estaba fabulando".
A partir de ese momento se abrió la investigación y se detuvo a un hombre de 40 años que posee una camioneta similar.
El conductor salió de una obra en construcción, cerró la tranquera y con su camioneta entró a la ruta sin darse cuenta de la presencia de Andrea que viajaba en su Chery QQ por ruta 143 hacia Rama Caída.
A la altura del cruce con calle Perdigués, Andrea intentó esquivar la camioneta, según el testimonio de su hija, perdió el control y al cruzarse de mano chocó contra un árbol
"Murió en el acto", dijo Rubén que llegó 10 minutos después del accidente y agregó que "hay otro testigo del hecho". Según el esposo, "el conductor no atinó a ayudar a mi mujer y seguramente asustado se escapó".
Con estos datos e identificado el dueño de la camioneta, la fiscal María Eugenia Laigle, que subrogó a De Diego, imputó el 27 de octubre al único sospechoso.
En este contexto, con la voz quebrada, Rubén dijo que "cualquiera puede equivocarse en la vida pero no entiendo por qué el hombre ni siquiera se acercó a ayudarla. Si alguien vio lo que sucedió le pido por favor que se acerque a Tribunales".
A todo esto el imputado se abstuvo de declarar y ya tiene un abogado defensor. Rubén se constituyó en querellante en la causa penal y seguramente en una acción civil posterior.
"Sé que el delito es excarcelable pero ojalá se haga Justicia", reclamó,

Comentarios