Miércoles 06 de Julio de 2016

Por falta de recursos la Oficina de Delitos Tecnológicos local sólo puede peritar imágenes de video

La oficina policial abierta en setiembre de 2014 no tiene el equipamiento para investigar estos hechos. El análisis de la mayoría de las pruebas se hace en la ciudad de Mendoza.

La falta de equipamiento y de un software avalado por normas internacionales para realizar pericias que sirvan de prueba para la Justicia limita las tareas de la Oficina de Delitos Tecnológicos, que actualmente sólo puede analizar videos.
Es que en esta oficina que funciona desde el 20 de agosto de 2014 en la Unidad Investigativa se reciben todas las grabaciones particulares y oficiales vinculadas con algún delito.
Ya se dejaron de periciar delitos informáticos y tampoco se pueden analizar celulares. La falta de tecnología y de computadoras adecuadas obliga a la Justicia a enviar las pruebas a los tribunales de Mendoza donde  funciona la Unidad de Apoyo a la Investigación Fiscal (UDAPIF).
En este escenario, son tres los policías abocados a cotejar videos con fotos u otras pruebas para individualizar a los delincuentes. A veces la tarea es ardua y muy artesanal porque el material fílmico no es de calidad y no hay un soporte que pueda mejorar la imagen.
Sin embargo, a pesar de las dificultades y la falta de recursos tecnológicos y humanos, este año se dio respuesta a 133 solicitudes que hizo la Justicia.
Entre los casos más relevantes y que tomaron estado público, con este sistema de revisión se logró detener a un hombre que tenía a mal traer a los choferes de la empresa Iselín. Si bien el video proporcionado por la empresa no era de la mejor calidad, con la ayuda de una foto los investigadores pudieron individualizar al ladrón que amenazaba a los colectiveros para robarles la recaudación.
Durante la investigación, los analistas descubrieron que el ladrón buscado viajaba a Buenos Aires donde también se dedicaría a robar en colectivos y la vía pública. De esta manera se reforzó la seguridad en inmediaciones de la terminal donde finalmente fue detenido.
En 2015 esta oficina participó también de la reconstrucción del crimen que le costó la vida a Roxana Toledo. Con el aporte de las cámaras del CEO y de una panadería cercana al lugar del hecho. De esta manera se pudo visualizar cómo actuaron los delincuentes y se los individualizó.
Analizar un video no es tarea sencilla, sobre todo si la grabación no es de buena calidad. En ocasiones se trabaja hasta tres días seguidos  con un mismo DVR porque los policías no cuentan con un programa para mejorar la imagen.
Lo cierto es que la oficina que nació como una herramienta para la Justicia no cuenta con la tecnología necesaria para acelerar algunas causas. Es que al remitirse la prueba a la ciudad de Mendoza, por ejemplo celulares, computadoras, ipads, netbooks u otro elemento, el resultado de la pericia no es inmediato.
Lo mismo sucede con las denuncias por acoso en las redes sociales. Investigar un perfil es prácticamente imposible y sólo se puede iniciar una investigación si la víctima captura los contenidos. Si la Policía por orden de la Justicia secuestra la máquina que los envió, la pericia se realiza en la capital provincial.
Escuelas
Ante el avance constante en el uso de las redes sociales, esta oficina brinda capacitaciones en las escuelas para que los padres aprendan a controlar a sus hijos.
Específicas
Los policías que trabajan en esta oficina necesitan capacitación continua. Lamentablemente no cuentan con el equipamiento específico.

Comentarios