San Rafael
Domingo 29 de Mayo de 2016

Por ingreso de menores fue imputado el dueño del boliche “Juana”

Así lo resolvió el juez de faltas Oscar De Diego. Además de la clausura provisoria notificada por el Municipio se investiga qué sucedió con las cámaras de seguridad.

El juez de Faltas, Oscar De Diego, resolvió imputar al  dueño del boliche “Juana” por infracción al artículo 38 de la ordenanza que regula  la diversión nocturna en el departamento  que no permite el ingreso de menores a los locales bailables.
El magistrado, en una estratégica maniobra para impedir la apelación de la defensa, acudió a la ordenanza municipal y le solicitó a la Comuna se expida sobre la clausura del establecimiento.
En este marco, el viernes al mediodía desde el área de Inspecciones se labró el acta de clausura provisoria que le fue notificada al empresario. Es por tiempo indeterminado hasta que la Justicia resuelva dos cuestiones.
La primera en  el fuero de la Justicia de Faltas por la infracción mencionada y la segunda en la órbita penal  que investiga el juez de instrucción Gabriel Ravagnani. Es que en este sentido se habrían apagado las cámaras de seguridad y no quedó registro de la pelea.
En este marco, De Diego recordó lo sucedido con otro boliche al que le pidió la clausura por la ley de diversión nocturna y esta fue apelada a la Suprema Corte de Justicia donde todavía duerme el expediente.
Asimismo, después de los hechos sucedidos en el interior del boliche donde hubo una gresca descomunal que finalizó con un chico de 17 años con su cabeza partida por un botellazo, el magistrado insistirá para que se prohíba la entrega de botellas de vidrio (de todo tamaño) a los consumidores.
La idea es que puedan comprar vino espumante o cerveza pero servida en vasos de plástico o de vidrio. En ese contexto no se descarta que envíe un escrito al Concejo Deliberante para que se introduzca esta modificación a la ordenanza actual.
Lo cierto es que la causa sigue avanzando y hay dos detenidos, un joven de 19 y otro de 20 años que fueron imputados por ser copartícipes de lesiones gravísimas. El primero cayó el domingo pasado tras un allanamiento y el segundo se presentó espontáneamente en Tribunales.
Ahora, Ravagnani tendrá que determinar, en base los testimonios, quién de los dos fue el que le aplicó en la cabeza el botellazo a Omar Gastón López.
Una de las dificultades que tiene el juez es la ausencia de imágenes de video porque las cámaras dejaron de filmar a partir de las dos. En ese sentido los dueños del local deberán explicar por qué se apagaron las cámaras. Es que la ley de diversión nocturna de la provincia obliga a los boliches a tener este sistema de videos.
Causas de la pelea
Durante las indagatorias surgieron algunas de las causas de la pelea  en el interior de la discoteca.
Aparentemente a fines del año pasado hubo un cruce entre estos dos grupos que se enfrentaron el domingo pasado a la madrugada. Es que en ese momento se habrían mirado feo y voló un par de trompadas.
Unos meses más tarde apareció rayado el auto de uno de los integrantes del grupo que frecuentaba Gastón. En este escenario, los chicos se juntaron en el boliche para aclarar la situación pero en el medio de la discusión alguien pegó una trompada y comenzó la batahola que incluyó sillazos, botellazos, patadas y todo tipo de agresiones.
El cuerpo de Gastón quedó tirado en uno de los pasillos cercanos a la barra. Inconsciente por el botellazo fue trasladado de urgencia al hospital Schestakow donde le diagnosticaron triple fractura de cráneo y quedó internado en el área de terapia intensiva con pronóstico reservado.
El joven de 17 años sigue en grave estado
Omar Gastón López sigue internado con pronóstico reservado en la unidad de terapia intensiva del hospital Schestakow.
El chico que fue agredido de un botellazo sufrió triple fractura de cráneo y  una hematoma subdural que impidieron una intervención quirúrgica.
Además presenta otras lesiones en distintas partes del cuerpo que podrían ser producto de algunos golpes que recibió o de los pisotones de la gente que escapó de la batalla campal que se originó en el interior de la discoteca.
Los últimos partes médicos señalaron que no hubo una evolución positiva y que el chico se encuentra hemodinámicamente estable con asistencia del respirador automático.
Junto a Gastón están sus padres y su hermana quienes pidieron la colaboración de testigos para que se  esclarezca el hecho  y  se pueda  identificar al que le aplicó el fuerte botellazo en la cabeza.
Marcelo Schmitt
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios