Economía
Sábado 07 de Noviembre de 2015

Por las intensas lluvias, avizoran una mala cosecha

El fenómeno de El Niño ha traído intensas precipitaciones a Mendoza y esto está afectando los cultivos y la producción de una de las actividades más importantes de la provincia, la vitivinicultura.
La humedad constante que están teniendo los cultivos es propicia para el desarrollo de enfermedades.
Así lo explicó la especialista Carolina Puglia a Estrategias y Mercado: "Puede ser un año complicado para las enfermedades criptogámicas si se mantienen estas condiciones. Según los pronósticos las lluvias pueden continuar hasta diciembre o enero y esto propicia el desarrollo de enfermedades de follaje, sobre todo las veremos en enero cuando los racimos maduren. Hay altas probabilidades de podredumbre porque debemos sumarle a las precipitaciones los inocuos que quedaron del año pasado".
 

Comentarios