Zona sur
Domingo 10 de Enero de 2016

Preocupación por la propagación de enfermedades en los cultivos a causa de la lluvia

En General Alvear el mayor problema está en la vid. Los frutales de carozo y pepita también están en riesgo. Los cultivos hortícolas pueden correr la misma suerte.  

En una época de crisis hídrica, la llegada de la lluvia podría considerarse una bendición, pero en su justa medida. Las continuas precipitaciones aplacaron la sed sin embargo también generaron las condiciones para la aparición de distintas enfermedades que se propagan rápidamente entre los cultivos, con el agravante que el clima no da respiro y los productores no puedan aplicar los fungicidas para combatirlas. 
En la vid está el principal problema pero los frutales de carozo y pepita también están en riesgo. Si persisten las mismas condiciones climáticas, los cultivos hortícolas tampoco se salvan.
“La temporada de lluvia inusual para nuestra zona está ocasionando una serie de problemas sanitarios en los cultivos, ya estamos observando problemas principalmente en los viñedos y está en riesgo la fruta de carozo y también la pera”, afirmó Leandro Silvestre, técnico de la dirección de Agricultura de la comuna alvearense.
En los monitores que realiza habitualmente la Dirección de Agricultura detectó la presencia de peronóspora y también oídio que repercuten directamente en la calidad de la uva y el futuro proceso de vinificación.  Además, a medida que se aproxima la temporada de cosecha de la vid, está el riesgo de la aparición de botritis o podredumbre del racimo que dificulta aún más la situación.  
“El problemas no es uno solo sino una conjunción. Por un lado está el aspecto climático con la lluvia que no da respiro y el otro el costo de la aplicación por el alto el valor de los fungicidas pero a su vez se tiene que dar la oportunidad para realizar el tratamiento y que sea eficaz, algo que no está pasando. En todo sentido un año complicado y esto lo podemos trasladar a otras especies”, dijo el ingeniero agrónomo.
De acuerdo a Silvestre, la vid no es la única afectada, las lluvias han generado las condiciones para que la fruta de carozo (durazno y ciruela) sufra el ataque de la roya y en los cultivos de pepita la sarna del peral, una enfermedad que durante años estuvo ausente en el departamento, ahora cuenta con las condiciones para que prospere.
En cuanto a los cultivos hortícolas “el estado fenológico es de poco follaje pero con en el transcurso de los días podrían aparecer inconvenientes por eso el productor debe estar atento para prevenir”, sostuvo el funcionario.

Comentarios