La provincia
Martes 28 de Julio de 2015

Presentaron la construcción del primer Refugio de Mujeres

El acto estuvo encabezado por el ministro de Desarrollo Social y Derechos Humanos, Cristian Bassin.

 El Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos comenzó la construcción del primer Refugio para Mujeres. El acto estuvo encabezado por el ministro de Desarrollo Social y Derechos Humanos, Cristian Bassin.
La ejecución de la obra se realizará a través del aporte financiero conjunto entre el Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos, el Ministerio de Infraestructura y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.
La mano de obra de la construcción del Refugio estará a cargo de la cooperativa de trabajo local Los Pingüinos. Su representante, Andrea Blandini, destacó la importancia de que por primera vez una cooperativa haya ganado una licitación pública en la provincia de Mendoza. “Inicialmente las cooperativas fueron creadas para la construcción de vivienda social y generalmente es la mujer la que primero se acerca a nosotros por la necesidad de una vivienda, por lo cual tratamos esta problemática en la provincia”.
La cooperativa de trabajo local Los Pingüinos inició su gestión de vivienda social en el 2008 y realizó su primera entrega en el 2011. “Es importante que el Gobierno apueste a construir con cooperativas porque en lo económico hoy una empresa constructora está cotizando una vivienda aproximadamente en $500 mil, nosotros ejecutamos una más grande y de mejor calidad en $380 mil. Por otra parte, nuestra lógica es distinta, no tenemos patrón y todo lo que se va logrando es de todos los socios”, detalló Blandini.
A través de un trabajo coordinado entre distintas áreas de Gobierno, las víctimas recibirán un abordaje integral personalizado que incluye contención, asistencia psicológica y capacitación.
De este modo, el primer refugio provincial garantizará un espacio seguro y digno de resguardo temporal, para promover la autonomía de las mujeres y el ejercicio pleno de sus derechos para una ciudadanía activa. También apunta a apoyar un proceso de toma de decisiones hacia una vida libre de violencia y ofrecer atención integral en todas las áreas de desarrollo humano de las mujeres y su núcleo familiar a cargo.
“Esto es muy importante en la lucha contra la violencia hacia la mujer; los refugios son necesarios porque las mujeres que se encuentran en esta situación, rompen sus vínculos comunitarios y familiares y se quedan sin un lugar donde vivir, tanto ellas como sus familias, en muchos de los casos. Es por esto que deben existir lugares adecuados que acompañen y ayuden a estas mujeres a recuperarse, empoderarse y volver a restablecer su vida”, manifestó Belén Álvarez, coordinadora de la Dirección de Mujeres, Género y Diversidad.

Comentarios