Política
Miércoles 17 de Febrero de 2016

Procesaron a Aníbal Fernández y a Manzur por defraudación al Estado

El juez Bonadío los culpó por irregularidades en el Plan Qunita. La medida también alcanzó al ex ministro de Salud Gollán. Además les trabó un millonario embargo.

El juez federal Claudio Bonadío procesó ayer al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández y a los ex ministros de Salud Juan Manzur (actual gobernador de Tucumán) y Daniel Gollán, por supuesto "direccionamiento" de la licitación del Plan Qunita e "importantes sobreprecios".

El magistrado —quien este mes ya encausó dos veces al ex secretario de Comercio Guillermo Moreno y una al ex presidente del Banco Central Alejandro Vanoli— los procesó por los supuestos delitos de "fraude", "abuso de autoridad" y "violación de deberes de funcionario público".

El Plan Qunita fue presentado por la ex presidenta Cristina Fernández el 16 de julio último en Tecnópolis, y consistió en la distribución de unos 150 mil kits para bebés, que le habrían costado al Estado unos 1.100 millones de pesos, pero al poco tiempo fue denunciado por supuestas irregularidades.

El incumplimiento de funciones en que Fernández habría incurrido en esta adjudicación cuando era jefe de Gabinete, según el juez, "solo demuestra su cabal intención de adjudicar la licitación a las seis empresas que debían resultar ganadoras".

Controlar "era su propia obligación por ser la máxima autoridad en contrataciones de valores económicos relevantes, abocarse personalmente al análisis del contenido de la licitación ya que para esto se ha previsto reglamentariamente su intervención", agregó.

En un fallo de casi 150 páginas, con análisis detallados de los costos de cada uno de los componentes del kit del Plan Qunita, Bonadío concluyó que "existieron importantes sobreprecios" y "precios abusivos e irrazonables engrosados por la necesidad de la intermediación".

Por ejemplo mencionó "la diferencia abismal" de unos 3.000 pesos en cada kit al registrar "las ofertas presentadas" por los oferentes que consistían en "un valor promedio de 7.800 pesos" versus los precios estimados por la Sigén y el propio ministerio de "4.096,37 pesos" y "4.500 pesos", respectivamente.

"Es incuestionable el direccionamiento arbitrario de la licitación desde su inicio en favor las firmas que resultaron adjudicadas", sostuvo el juez, y describió que en la licitación hubo "una estrategia cartelizada desarrollada por todos los oferentes".

Las seis prestadores del Estado que resultaron elegidos "no solo coordinaron los precios de sus ofertas, sino también las cantidades que cada uno ofertaría, amén de compartir proveedores, a los cuales concurrían en muchos casos el mismo día", añadió Bonadío.

Además de Fernández, Manzur y Gollán, Bonadío también procesó a otros 11 funcionarios políticos y de planta de la Jefatura de Gabinete y del Ministerio de Salud, contra los que mandó a trabar un embargo total por 440 millones de pesos.

Firmas. De las empresas ganadoras (Fasano SRL, Grupo Diela SRL, Compañía Comercial Narciso SRL, Fibromad SA, Delta Obras y Proyectos SA y Dromotech SA), el juez procesó a nueve adjudicatarios de la licitación, contra los cuáles dispuso trabar embargos de 12 a 20 millones de pesos.

A la vez dictó la falta de mérito para otros seis oferentes.

Bonadío hizo referencia "como dato de color" en su fallo "el precio estimado" por la "doctora Cristina Fernández de Kirchner" al momento de presentar en público el Plan Qunita y recordó que ella dijo: "Todo esto junto no cuesta 11.000 pesos, puedo dar fe de que no, cuesta mucho más. Yo que estoy comprando cosas no sale eso, sale más".

Mediante el Plan Qunita el Estado otorgó un kit maternal a mujeres que perciben la Asignación Universal por Embarazo (AUE): cuna, sábanas, toallas, ropa de bebé, un chupete, un mordillo, un termómetro digital, cremas y otros elementos para los recién nacidos.

La sociedad Fasano SRL, principal adjudicataria de la licitación del Plan Qunita —según destapó en su momento el sitio web Eliminando Variables— se dedicaba a los negocios inmobiliarios y en 2014 habría tenido una facturación de sólo seis mil pesos.

Ocaña: “Fue un gran negociado”. La legisladora porteña Graciela Ocaña celebró ayer los procesamientos y embargos judiciales al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández y a los ex ministros de Salud Juan Manzur y Daniel Gollán y calificó al plan Qunitas de “un gran negociado”. La ex ministra de Salud consideró que “sobre una buena idea, como fue la entrega de ajuares para los bebés más humildes, montaron un gran negociado que fue concebido desde lo más alto de la Casa Rosada”.

Comentarios