País
Jueves 29 de Septiembre de 2016

Proliferan cadenas de WhatsApp que alertan sobre situaciones falsas

Apareció un mensaje que advertía sobre un nuevo modus operandi delictivo, que fue desmentido. Otro, en días de Zonda, avisa que se suspenden las clases.

Una cadena de WhatsApp alertando sobre un nuevo modus operandi delictivo generó este miércoles preocupación en la sociedad mendocina.

Según el mensaje, los robos se producen con la excusa de traer una citación judicial por la que el dueño de casa debe firmar el papel y ahí es cuando ingresan los ladrones. Desde el Ministerio de Seguridad aseguran que no se han radicado denuncias de este tipo y aseguran que se trata de una falsa cadena, como viene sucediendo en otros casos.

El mensaje asegura que los delincuentes conocen datos personales de las víctimas, como nombre completo, número de documento, domicilio, estudios, ocupación y escuela en la que vota.

Todo eso sería extraído de los padrones electorales, donde algunos de esos ítems están especificados.

Con esos datos impresos y simulando llevar una citación o comunicación oficial de la Policía o del Poder Judicial, los malvivientes se presentan en las viviendas asegurando ser empleados de dichos organismos.

En la cadena de WhatsApp mencionada cuentan que, cuando la víctima, confiada, abrió las puertas de la vivienda para firmar el oficio, dos ladrones ingresaron a su casa, la amenazaron con armas de fuego, la maniataron y le robaron.

Hasta con enfermedades
Las cadenas falsas de WhatsApp ya son una cotidianeidad entre los usuarios de celulares. Además de las que surgen por supuestos robos o modus operandi de bandas delictivas, hay otras que diariamente aparecen en las pantallas de los teléfonos.

Uno de los casos más repetidos es el de la supuesta suspensión de clases por el Zonda. Apenas comienza a correr viento, mensajes que hasta incluyen imágenes de medios digitales (generalmente reales pero viejas), alertan de que la Dirección General de Escuelas decidió que los alumnos no asistan al colegio en el turno mañana o en la tarde. Luego se comprueba que la información es errónea y que la medida sólo alcanza a departamentos alejados del Gran Mendoza.

Otro mensaje corriente es el del pedido de dadores de sangre para una mujer o un hombre en estado crítico. Allí se incluyen nombres de personas y datos del paciente o la enfermedad por la que necesitan la asistencia, el tipo de sangre requerido, el horario en el que pueden acercarse y el hospital donde supuestamente está internada la persona.

Lo negativo de la recurrencia de estas cadenas es que, al momento de recibirlas, las personas dudan tanto de la veracidad de su contenido que cuando son ciertas, muchas veces se las deja de lado restándole importancia. Indagando se suele llegar a la verdad de inmediato.

Comentarios