Zona sur
Jueves 28 de Enero de 2016

Publicó en Facebook que regalaba fruta y le pelaron las plantas

El aviso de Pilar Rodriguez fue todo un éxito. Ante la incertidumbre en los precios, ella y su esposo optaron por dársela a la gente antes que dejarla perder en la planta.  

Desahuciados por el incierto valor de la fruta, un matrimonio de productores bowenses optó por regalar la fruta antes que asumir el costo de cosecharla par después entregarla sin que le dieran una perspectiva del precio que se la iban a pagar.
El aviso que colgó en Facebook Pilar Rodriguez resultó ser todo un éxito y “casi no queda nada en las plantas”, afirmó.
El 14 de enero muchos se sorprendieron cuando en la red social apareció este aviso: “A la comunidad, en calle L entre 21 y 22 de Bowen, departamento de General Alvear, en finca de nuestra propiedad, Finca Crespillo, se regala de todo tipo de frutas de estación, de excelente calidad, peras primicia, duraznos, ciruelas, traigan envase, lamentablemente se está perdiendo todo y de esta manera se colabora con muchas personas que no tienen la posibilidad de consumir frutas, y evitamos que los funcionarios se fatiguen trabajando para el sector.......”  
A medida que la publicación comenzó a replicarse, las visitas no tardaron en golpear a la puerta en la propiedad del matrimonio Crespillo en calle L entre 21 y 22 del distrito del este alvearense.
Primero fueron vecinos de Bowen, después llegaron desde Alvear y el radio de influencia se extendió hasta Monte Comán (distrito de San Rafael ubicado a unos 65 kilómetros de Bowen). Cada uno tenía libertad para recorrer los surcos y salir cargados con cuantas peras, duraznos y ciruelas querían.
“Al principio aparecieron muchos curiosos para ver si era cierto, es más muchos eran profesionales, y cuando les dijimos que pasaran y tomaran lo que querían seguían sin poder creerlo pero después vieron que era verdad, de que le regalábamos la fruta y terminaron dándose cuenta de lo que pasa. De que los productores no nos quejamos porque si”, dijo Pilar en diálogo con diario Uno.
Pilar (55) vive junto a su esposo Ariel (55), y ambos son productores de toda la vida que de alguna forma u otra se las rebuscaron en años de vacas flacas para salir adelante, pero en esta temporada sintieron que la crisis los hizo tocar fondo.
“Nuestra finca está bien cuidada, tiene todas las curas correspondientes, no nos calló piedra y la fruta es de buena calidad pero nunca vi tal desconcierto, ningún año pasó algo igual, por lo general sacábamos la fruta y la llevamos al galón así pagaran más caro o más barato, pero ahora directamente la reciben sin precio, la fruta no tiene salida”, comentó con un dejo de tristeza la agricultora.
Ante una situación “tan crítica” el matrimonio eligió regalar la fruta “porque era mejor que dejarla en la planta para que se pierda” y también es una vidriera “para que la gente conozca realmente por la situación que atravesamos después de todo un año de trabajo, cuando pedimos ayuda es real y no nos quejarnos porque si”, insistió.

Comentarios